Pilar Sánchez Vicente recorre «medio siglo de historia de Gijón»

Pilar Sánchez Vicente. /  M. ROJAS
Pilar Sánchez Vicente. / M. ROJAS

ALBERTO PIQUERO OVIEDO.

Ayer fue en Oviedo, con éxito más que notable, y hoy será en el Hotel Asturias, de Gijón, donde Pilar Sánchez Vicente presentará su última novela, 'Mujeres errantes' (la acompañará la cantante Anabel Santiago, 19.30 h.), de la que ya han escrito encendidos elogios desde Laura Castañón a Esther García, Gioconda Belli, Maxi Rodríguez o Rodrigo Cuevas, el cual se ha admirado de una urdimbre en la que se enlaza de forma muy verosímil un mundo que abarca «la migración, las drogas, los 'souvenirs', el sexo, las misiones, las pescaderas ambulantes, el feminismo, el activismo social o el bullyng». La propia autora explica que en 'Mujeres errantes' se mantiene «el protagonismo de las mujeres», que caracteriza su obra, bien que se trate de «mujeres normales, de aquellas a las que vapulea la vida cotidiana; no son diosas ni reinas». Por otro lado, siendo como es una extraordinaria documentalista, no ha de resultar extraño que una vez más ofrezca un amplio panorama histórico, que en este caso refleja «un siglo de la vida de Gijón, desde la época de los balleneros a locales como 'El Cóndor', donde tanto se cantó, o la llegada de la heroína a Cimavilla». Aparte de un puente que se tiende con Nicaragua.

La protagonista, Greta Meier, una escritora suiza de éxito que averigua que no es hija de la madre que la crió, llega a la ciudad asturiana buscando su identidad verdadera, encontrándose con personajes como Julia, la Chata, una pescadera ambulante que aunque ya está acogida a una residencia de monjas debido a su edad, conserva la memoria viva y la lengua muy comunicativa.

Sexta novela de Pilar Sánchez Vicente, quien estima con modestia que «respecto de las anteriores, está más pulido el método y el hilvanado de los capítulos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos