«La mía es la primera novela rosa de género negro»

Tatiana Goransky en Gijón. Marta Robles participa en la Semana Negra. / J. P. J. PAÑEDA
Tatiana Goransky en Gijón. Marta Robles participa en la Semana Negra. / J. P. J. PAÑEDA

Tatiana Goransky definió así 'Fade out', sú último trabajo literario

ANA SOLÍS

Desde hace varias ediciones, Tatiana Goransky (Buenos Aires, 1977) se ha convertido en un autora esencial de la Semana Negra y este año, no podía ser de otra manera. Con una energía desbordante, la escritora y cantante de jazz argentina llegó para presentar 'Fade Out', su última novela, que nace de lo que mejor sabe hacer: «Pensar en una idea real y llevarla al extremo para hacerla explotar», como ella misma explicó. Pasión, música y afinidad se unen en «la carta de amor más larga que he escrito en mi vida». Con ella, a través de tres generaciones de mujeres y de sus diarios más íntimos, hace una intensa «búsqueda de silencio» resaltando la importancia que tienen las sensaciones, casi olvidadas ya en este mundo tan lleno de ruido.

Un «realismo deleitante» desarrollado entre las ciudades de Buenos Aires, San Juan y Barcelona y que descubre una cara del género negro desconocida hasta ahora, el romanticismo. «Creo que es la primera novela rosa de las novelas negras», manifestó.

Junto a ella, el escritor asturiano Miguel Barrero también habló de su último libro, 'La tinta del calamar'. Con él rescata uno de los episodios más oscuros de la historia de Gijón: el crimen de Rambal. Un enigma aún hoy sin resolver que sigue grabado a fuego en la memoria de todas las generaciones. Por esta obra de no ficción, Barrero ha sido nominado al premio Rodolfo Walsh.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos