Publican los 'Apuntes filosóficos' inéditos de Gumersindo del Valle

Alicia Vallina. / IÑAKI MARTÍNEZ

El asturiano, que fue concejal en Manila, ejerció como director médico de varios balnearios en el siglo XIX, entre ellos el de Borines

MIGUEL ROJO GIJÓN.

La periodista e historiadora del Arte asturiana Alicia Vallina, actual directora técnica del Museo Naval de Cádiz, recupera en una cuidada edición «los hasta ahora inéditos 'Apuntes filosóficos' escritos por el médico asturiano Gumersindo del Valle y Huerta, que se custodian en el Museo de América de Madrid. Se trata de un relevante análisis sobre la medicina y la filosofía en los últimos años del siglo XIX, «un ejemplo de cordura intelectual en el que Del Valle rechaza la doctrina fatalista de la filosofía alemana y pugna por la defensa de los valores de la libertad». El libro, editado en Gijón, reúne en 165 páginas una pequeña introducción a la figura del doctor nacido en Frieres (Langreo) y a su obra, para a continuación reproducir la obra completa, todo ello ilustrado por Amparo Alepuz.

A continuación se ofrece una edición facsímil de los mencionados apuntes, junto con una extensa bibliografía. El prólogo lo firma Ignacio Gómez de Liaño, quien afirma que Del Valle busca «superar los aspectos más negativos de la filosofía decimonónica». El médico asturiano muestra su opinión sobre aspectos y términos como fuerza y materia, la inmutabilidad de las leyes naturales, la idea de Dios, el alma, el libre albedrío...

Gumersindo del Valle estudió en la escuela de Práctica de Minas de Asturias, donde se graduó con sobresaliente. Tras iniciar los estudios de Ingeniería, los abandona por problemas económicos y realiza el servicio militar, para después estudiar en Madrid el Bachillerato, donde se lincenciará en Medicina y Cirugía, en la Universidad Central en 1876, el mismo año en el que firma sus 'Apuntes filosóficos'.

Tras varios destinos, fue nombrado médico director del Balneario de Borines, en Piloña. Después ocuparía cargos similares en Gerona y Lanjarón y Bulacán, en Filipinas, donde ocuparía diferentes cargos en la Universidad de Santo Tomás de Manila y el Hospital de San Juan de Dios, así como el de concejal del ayuntamiento de Manila en 1886. Tras regresar a Madrid en 1898, fue nombrado médico del Hospital Porvenir de Miranda de Ebro, en Burgos. Falleció el autor de estos 'Apuntes filosóficos' en Madrid en, febrero de al año 1900.

Fotos

Vídeos