El 'caso Renedo', la historia de un error

Pedro Herrero, Ramón Muñiz y Luis Rubio, en el centro cultural Muralla Romana de Gijón. / JORGE PETEIRO

«Si de lo que se trata es de erradicar el delito, hay que acercarse al delincuente y conocerle bien», asegura el autor | El periodista Ramón Muñiz presenta un libro sobre la trama de corrupción asturiana

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

«En cada uno de los condenados del 'caso Renedo' hay una historia; es la grandeza de todo esto, que cuando te acercas comprendes los matices». Esta curiosidad innata fue la que llevó a Ramón Muñiz a tirar de los numerosos hilos que la mayor trama corrupta tejida en la Administración asturiana dejaba tras de sí. Un acercamiento que comenzó con las informaciones elaboradas por el periodista para EL COMERCIO durante siete años. Pero 'Renedo no es un caso. Corrupción en el paraíso natural' no es un mero compendio de artículos periodísticos.

Es un profundo análisis sobre un proceso judicial que superó los cuarenta investigados y que acumuló incontables tomos, grabaciones, lápices de memoria y demás pruebas en el sumario. Pero la ópera prima de Muñiz «no juega a indignar al lector», tal y como destacó Pedro Herrero, asesor de la comisión de investigación parlamentaria del 'caso Renedo', en la presentación del libro, que tuvo lugar ayer en la sede del Ateneo Jovellanos. «En la corrupción, como en el terrorismo o la violencia machista, si de lo que se trata es de erradicar el delito, hay que acercarse al delincuente y conocerle bien», apuntó Muñiz. Y eso ha intentado con esta obra formada por más de trescientas páginas llenas de datos y observaciones que atrapan la atención del lector.

Así que el autor se puso manos a la obra para «descubrir las cualidades de esas personas» que tantas páginas de periódico han ocupado. José Luis Iglesia Riopedre, Marta Renedo y María Jesús Otero son las caras más visibles, pero no las únicas. No obstante, Muñiz hizo un advertencia: «Aquí no se trata de blanquear a nadie, pero tampoco de juzgarlo. Este libro no absuelve, pero tampoco condena». El autor narra trozos de la biografía de cada uno de los ocho castigados por la Audiencia Provincial que explican, al menos en parte, por qué han llegado a sentarse en el banquillo y, finalmente, ser considerados culpables. «A Marta (Renedo) le pierde la codicia», señaló. Víctor Manuel Muñiz, quien fuera propietario de Igrafo, «es un comercial nato», que un día se dio cuenta de que comprando un jamón a determinados funcionarios sin escrúpulos podía conseguir más contratos, «de modo que compró dos».

Las dos caras de Riopedre

También contó Muñiz las luces y las sombras de José Luis Iglesias Riopedre, exconsejero de Educación condenado a seis años de prisión a sus 77 años. «Firmó contratos falsos a sabiendas», como subraya la sentencia, pero, en su larga trayectoria política y profesional, «tuvo un papel importante en la legalización del PCE (Partido Comunista Español), luchó por la educación y, hoy en día, tiene 2.000 euros en la cuenta y alquila una habitación a una estudiante». Es un caso diferente al de Renedo y Otero porque el dinero no iba a parar a su poder, «pero se aprovechaba de su situación para ayudar a su hijo».

La sentencia llegó, pero muchos interrogantes en torno al 'caso Renedo' sigue sin despejarse. Sobre todo, el periodista se pregunta «por qué no sabemos el agujero que causaron a las arcas». Muñiz pone su granito de arena con esta obra, que el lunes estará en todas las librerías de la región. «¿Por qué he hecho este libro? En parte porque creo que igual, en su momento, no estuvimos a la altura, que tenemos que aprender de ello y no dejar pasar una». Por su parte, el vicepresidente del Ateneo Jovellanos, Luis Rubio, expresó el deseo de los presentes: «Espero que este sea el inicio de una exitosa carrera literaria».

Fotos

Vídeos