Tributo pixueto a dos veteranos periodistas

Carcedo, durante su alocución, en la que anticipó fragmentos de su Cuaderno Literario de 'Escritores en Cudillero'. /DAMIÁN ARIENZA
Carcedo, durante su alocución, en la que anticipó fragmentos de su Cuaderno Literario de 'Escritores en Cudillero'. / DAMIÁN ARIENZA

La Fiesta Literaria de la Mar de Cudillero rindió un sentido homenaje a Lorenzo Cordero y Diego Carcedo | La asociación de amigos de la localidad volvió a demostrar un año más su pujanza en un acto que congregó a doscientas cincuenta personas

ALBERTO PIQUERO / DAVID SUÁREZ FUENTE CUDILLERO.

Con la habitual capacidad de convocatoria que caracteriza a la Asociación Amigos de Cudillero y a su presidente, Juan Luis Álvarez del Busto, ayer volvió a celebrarse en el restaurante Lupa la Fiesta Literaria de la Mar. Una celebración en la que se hizo entrega al periodista Lorenzo Cordero de la XVIII Insignia de Oro que concede la filantrópica entidad, se invitó al atril a otro reconocido y prestigioso profesional de los medios de comunicación, Diego Carcedo, que fue el encargado de componer el XXXV Cuaderno Literario que tiene como epígrafe genérico el de 'Escritores en Cudillero', y se hizo sitio a la jovencísima autora galardonada con el XXXVI Premio del concurso literario 'Cudillero, el pescador y la mar', Valeria Montes Canga, estudiante del IES Río Nora, de Pola de Siero, cuyo relato tituló 'El silbido'. Una narración de fondo misterioso, estilo diáfano y final abierto en la que se elogia el valor de la solidaridad de un farero.

«Dediqué gran parte de mi trabajo a esta zona», recordó Lorenzo Cordero, todavía muy vital a sus 89 años, quien aseguró que el periodismo «era igual antes que ahora», haciendo hincapié en un hecho: «Me tocó vivir la censura y vivir los problemas que suscitaban mis trabajos». Un periodista que durante años no pudo firmar con su nombre tras ser juzgado por el tribunal franquista de orden público.

El presidente del colectivo cultural, Álvarez del Busto, explicó que el jurado, por unanimidad, decidió galardonar a este periodista «en reconocimiento a su labor, defensa y promoción de los intereses de la villa de Cudillero». Escritor en varias publicaciones asturianas, fue el primero en bautizar al sermón de L'Amuravela como «sermón laico», indicó. Cordero hizo un hermoso retrato histórico de Cudillero, retrotrayéndose al siglo XVI y a la expedición a la Florida de Alonso Menéndez. Y, aceptando la vertiente legendaria de la villa, desmintió, sin embargo, sus orígenes vikingos.

El alcalde pixueto, Ignacio Escribano, alabó, por su parte, el trabajo de la Asociación Amigos de Cudillero y señaló que el próximo 15 de diciembre será presentado un sello en honor de la entidad. Pero, antes, el 11 de noviembre, recibirán un merecido homenaje de la Cofradía del Colesterol de Avilés.

El encargado de dar voz al Cuaderno Literario fue el periodista y colaborador de EL COMERCIO Diego Carcedo, quien no pudo evitar ensalzar la belleza de la villa que tuvo el gusto de conocer realizando un reportaje a los pescadores, durante el cual, subido al barco, se sintió indispuesto. «Me mareé tanto que jamás se me olvidará», evocó. A pesar de aquella primera experiencia, convino en que «disfrutar de Cudillero es una oportunidad única que no hay que perder». Fue presentado por Carlos Rodríguez, quien lo definió como «el periodista asturiano más internacional».

Carcedo también opinó sobre la situación que está viviendo Cataluña y defendió el encarcelamiento del Gobierno catalán. «Si estuviesen en la cárcel por el hecho de ser políticos, yo me rebelaría, pero los políticos no tienen derecho a delinquir y violar las leyes», dijo.

En el plano personal, contó la anécdota que en su momento permitió que fuera Oviedo la sede de una asamblea de los periodistas europeos. Cudillero y un periodista del 'Frankfurter Allgemeine', admirador de la ciudad, resultaron fundamentales para la consecución de ese logro.

Al acto acudieron diferentes personalidades políticas, periodistas y escritores, entre los que se encontraba Marcelino Gutiérrez, director del EL COMERCIO, y Juan Wes, exdirector de LA VOZ DE AVILÉS y miembro de su Consejo de Administración. La encargada de cerrar el acto fue la directora general de Patrimonio Cultural del Principado, Otilia Requejo, quien convocó esta fiesta literaria para la próxima edición.

Fotos

Vídeos