Luar na Lubre, emoción a manos llenas

Los integrantes de Luar na Lubre inundaron la Laboral de música folk. / PALOMA UCHA
Los integrantes de Luar na Lubre inundaron la Laboral de música folk. / PALOMA UCHA

P. A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

La banda gallega Luar na Lubre lleva más de tres décadas sobre los escenarios y nunca se ha bajado de ellos sin empapar a quien los escucha en una gozosa marea de emoción. Empaparon al mismísimo Mike Oldfield cuando los escuchó en su Coruña natal, hasta el punto de apropiarse de uno de los temas del grupo, 'O son do ar' (que ayer sonó en Gijón), para grabarlo en su disco 'Voyager' (1996) con el título de 'The song of the sun'. La canción escrita por Bieito Romero -fundador y alma del conjunto-, llevó al británico de nuevo a las listas de éxitos y a los gallegos a emprender un viaje por los caminos del mundo que aún sigue. Ayer les tocaba Gijón y no defraudaron.

Nacieron a mediados de los 80, los años dorados de la música celta, una marca que siguen colgando en su web, inmunes al tránsito de las modas porque identifica su folk. Pero basta escuchar sus discos o verlos en directo, como anoche en el Teatro de la Laboral, para comprobar que el secreto de su éxito transciende las etiquetas: en cada uno de sus temas transmiten calidad y pasión, dos virtudes que no siempre acompañan a las formaciones folkies. Curiosamente eran las máximas virtudes de los músicos populares -de su tierra y de todas las tierras- en los que Luar na Lubre bebe. Y ese pie asentado en lo tradicional les da alas para emocionar con sus aires nuevos.

Lo hicieron a manos llenas en su concierto gijonés, en el que presentaron temas del recopilatorio de su 30 aniversario junto a otros clásicos que ya lo son de la música popular como 'Camiño do norte', 'Nau', 'Carolina' y 'Fonte do araño', entre otros muchos. Abrieron con un tema inspirado en el 'Leabhar Gabhala' irlandés y llegó el saludo: «¡Bones nueches Xixón! Es un decir con la que está cayendo, pero que chova, que fae moita falta», dijo Bieito Romero. Y para cumplir el deseo llegó el segundo tema, 'Chove en Santiago', uno de sus clásicos, en la cristalina voz de Belén Tajes. Otra voz, la de Marisa Valle Roso se les unió más tarde. Una noche de Luar (luz de luna, en gallego) pleno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos