En memoria de «un personaje inolvidable»

Marcelino Gutiérrez, Goyo Ezama, Julio Maese y Vicente Álvarez Areces escuchan en primera fila a los ponentes. / PALOMA UCHA
Marcelino Gutiérrez, Goyo Ezama, Julio Maese y Vicente Álvarez Areces escuchan en primera fila a los ponentes. / PALOMA UCHA

El Ateneo Jovellanos acogió el homenaje a Francisco Carantoña en el 20 aniversario de su muerte | Su hijo Francisco y José Antonio Rodríguez Canal trazaron una semblanza personal y profesional de quien fuera director de EL COMERCIO

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

«En fin, un personaje inolvidable». José Antonio Rodríguez Canal resumía de una forma tan escueta y elocuente quién fue Francisco Carantoña Dubert, ante el público que se dio cita ayer en el Ateneo Jovellanos para rendirle homenaje en el 20 aniversario de su muerte, en un acto organizado por el Aula de Cultura de EL COMERCIO. Antes de llegar a tan brevísima y atinada conclusión había hablado el exdirector adjunto de este periódico, mano a mano con Francisco Carantoña Álvarez, hijo de quien fuera director de EL COMERCIO durante 40 años, del perfil humano y profesional del gallego que se hizo asturiano, del hombre valiente y leal, del amante de la pintura, del fiel admirador de Jovellanos, del liberal conservador de mente abierta que lo mismo atendía a Fraga que se reunía con Santiago Carrillo. Compendiarlo todo llevó hora y media y aún así se quedaron temas en el tintero.

La semblanza comenzó con los recuerdos de infancia de ese padre siempre rodeado de periódicos que su hijo definió como un «periodista extremadamente comprometido», prosiguió con su firme compromiso con un periodismo que iba mucho más allá del ámbito local, se detuvo en su lucha por acercar la Universidad a Gijón, por El Musel o por la autovía hacia la Meseta, sin olvidarse de lo anecdótico, de los detalles de «buena persona», pero siempre con la mirada puesta en su manera de ver y hacer información. «Su idea del periodismo era muy amplia, había que enterarse de las cosas, informar y hacerlo con rigor», resumió su hijo.

En la semblanza, que se fue trazando bajo la batuta del periodista Alberto Piquero, hubo también intervenciones del público. En primera fila se encontraba Vicente Álvarez Areces, que recordó sus 12 años como alcalde: «La transformación que sufrió Gijón no hubiera sido posible sin una figura como Carantoña y sin un periódico como EL COMERCIO», dijo. También asistió el diputado nacional Isidro Martínez Oblanca.

El acto, que contó con la presencia del director de este periódico, Marcelino Gutiérrez, respaldado por el director general de este diario y por quien le precedió en el cargo, Goyo Ezama y Julio Maese, reunió también a familiares de Carantoña, entre ellos, sus hijas Ana, Fernanda y Virginia. Para ellas seguramente fue singularmente emotivo el recuerdo que se hizo a su madre, Cruz Álvarez, fallecida este año: «Esa vinculación tan especial que él tuvo con Gijón se debió a ella», afirmó su hijo Francisco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos