Una montaña rusa de nombre Dani Martín

Dani Martín, con el pelo verde, en el Auditorio de Oviedo. / P. LORENZANA

El Auditorio se llenó para disfrutar de un concierto lleno de emoción en el que sonaron sus éxitos de ahora y de siempre

ANA SOLÍS GIJÓN.

Luces azules y negras daban paso a la retransmisión de un combate de boxeo en el Auditorio oventese. «La pelea, el día a día, la lucha, caer, levantarse, volver a caer, volver a levantarse...». Era la voz de Dani Martín. «Bienvenidos a la montaña rusa». Los gritos y aplausos de las casi 1.500 personas que llenaron la sala ya no dejaban escuchar nada más. Un cuarto de hora pasaba de las nueve de la noche cuando empezó a sonar 'Las ganas' y apareció Dani con el pelo verde, una camisa negra y chaleco.

Con 'Nada más que tú' y 'Paloma' siguió el madrileño que ya no dejó que nadie se sentara. «Qué maravilla Oviedo. Vamos a celebrar San Mateo», dijo antes de que empezara a sonar uno de sus clásicos, 'Peter pan', que consiguió emocionar a todos. Sonaron también éxitos de su etapa en El Canto del Loco, como 'Una foto en blanco y negro'. «Grande Asturies. Hace unos años que no nos vemos», dijo. Cariño siente el madrileño por esta tierra, donde empezó esta gira el pasado febrero. Desde entonces, lo que más ha visto es el cartel de «entradas agotadas». Le pasó en aquel primero concierto de 'La montaña rusa' en Gijón igual que anoche en Oviedo. Ni la lluvia ni el mal tiempo lograron que sus fans dejaran pasar de largo la oportunidad de subirse con él a una montaña rusa llena de pasiones, inquietudes y sentimientos.

Tampoco se olvidó de México, donde «siempre me he sentido como en casa». Brindis por ellos y mucho ánimo desde el escenario ovetense.

Fotos

Vídeos