Muere 'el Maestro' Abreu, que convirtió la música en un arma cargada de futuro

Miembros del Sistema de Orquestas de Venezuela despidieron ayer en Caracas a José Antonio Abreu con música y aplausos. /  REUTERS
Miembros del Sistema de Orquestas de Venezuela despidieron ayer en Caracas a José Antonio Abreu con música y aplausos. / REUTERS

Fue artífice del milagroso Sistema de Orquestas de Venezuela, que rescató de la miseria a miles de jóvenes y recibió el Premio Príncipe de las Artes

MIGUEL LORENCI MADRID.

A José Antonio Abreu se le tenía por «un Quijote de la música clásica». Conocido como 'el Maestro', fue el artífice del milagroso Sistema Nacional de Orquestas y Coros de Venezuela, que salvó de la miseria, la violencia y las drogas a cientos de miles de niños y adolescentes. Entre ellos, al genial Gustavo Dudamel, una de las grandes batutas del momento. Abreu falleció en Caracas en la madrugada del domingo a los 79 años. Su legado es una red de más de 1.500 orquestas y coros infantiles y juveniles aclamada, premiada y copiada en medio mundo.

«Todo mi amor y eterna gratitud a nuestro padre y creador de El Sistema», le despedía en Twitter Gustavo Dudamel, actual director de la Filarmónica de Los Ángeles. Con nacionalidad española desde hace unos días, Dudamel es la batuta más famosa formada en el engranaje de El Sistema, como se le conoce.

Músico, político y economista, Abreu entendió pronto que cualquier aventura cultural en Venezuela, y más aún una tan quijotesca como la suya, necesitaba gran audacia política y mucha capacidad de gestión. Su filantrópica historia comenzó en un ensayo con once músicos en un garaje del centro de Caracas en 1975. Con ayuda del Estado venezolano, repartió instrumentos y comenzó a dar formación a los niños de los barrios más pobres, primero en la capital y luego por el resto del país, hasta crear pequeñas orquestas locales. Más de cuatro décadas después, El Sistema ampara a más de 900.000 niños y jóvenes, atendidos por unos 10.000 docentes. Dos tercios de esos chicos, según datos de la institución, son pobres y muchos viven en apartadas zonas rurales.

«Les sacamos de la droga y de la violencia. Solo sentar a un muchacho a tocar en un ensayo, cuando podría estar en la esquina fumando marihuana, es ya un logro muy importante», declaró en su día el propio Abreu, que tenía como meta incluir en su programa a un millón de jóvenes.

Su novedoso modelo de enseñanza, copiado en cincuenta países, le valió numerosos y prestigiosos galardones, como el Premio Internacional de Música de la Unesco (1993), el Príncipe de Asturias de las Artes (2008), la Legión de Honor de Francia (2009) y hasta un Grammy Latino honorífico en Estados Unidos (2009). El Sistema también cobijó y formó a otros destacados instrumentistas, como el contrabajista Edicson Ruiz, el más joven aceptado por la Filarmónica de Berlín, cuando tenía solo 16 años.

Nacido el 7 de mayo de 1939 en Valera, en el estado de Trujillo, aficionado a la música desde la infancia, Abreu no tuvo esposas, hijos ni propiedades. Persistente e incansable, no creyó en fronteras ni límites cuando decidió cristalizar su proyecto. Quizá por eso se mantuvo cerca del poder en la era del bipartidismo y en tiempos de la revolución bolivariana. Militante del Frente Nacional Democrático fundado por el intelectual Arturo Uslar Pietri, fue diputado y ministro de Cultura durante el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez (1989-1993), a quien intentó derrocar el rebelde militar Hugo Chávez en 1992.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos