La música respira con Vogt

RAMÓN AVELLO CRÍTICA MUSICAL DE LA REAL FILHARMONIA DE GALICIA

La Orquesta Filharmonía de Galicia, uno de los conjuntos sinfónicos más relevantes entre las orquestas adscritas a las autonomías españolas, dejó el viernes una gratísima impresión en el Auditorio Príncipe Felipe, de Oviedo. La orquesta gallega posee equilibrio, buen empaste, seguridad, contundencia en los ataques, y una buena ductilidad sonora. Bajo las manos del gran pianista y director alemán Lars Vogt, sin duda el gran triunfador de la velada, el conjunto gallego ofreció un aplaudidísimo concierto. Vogt había actuado en Oviedo dentro de las Jornadas de Piano del Auditorio hace nueve años; sabíamos de su solvencia pianística, y ahora también conocemos su musicalidad como director. Programa capicúa que comenzó con el 'Concierto para piano y orquesta nº 2 en si bemol mayor', de Beethoven, y terminó con el 'Concierto para piano n.º 3 en do menor', y, entre Beethoven, dos obras neoclásicas del siglo XX: La 'Sinfonía clásica', de Prokofiev y el 'Concierto en re', de Stravinsky.

Los dos conciertos para piano de Beethoven que Vogt interpretó están cercanos en el tiempo, el N.º2 es de 1795, el Nº 3 de 1800, pero estilísticamente alejados. El primero pertenece al periodo juvenil; el segundo, en algunos aspectos cercano a la Sinfonía N.º3, 'Heroica', posee un carácter apasionadamente dramático y una mayor densidad sinfónica. Vogt subrayó estas cualidades estilísticas, dando al primer concierto un carácter ingenuo, alegre, transparente, mientras que en el segundo destacó la fuerza, la expresividad romántica y el vigor dramático. Vogt tiende a llevar los tiempos ligeramente más rápidos -incluso en la propina, el 'Nocturno en La bemol' de Chopin, pero con la intención de flexibilizarlos, de introducir 'rubatos' y retrasos, dando la sensación de una música que se mueve y que respira. El Beethoven del 'Concierto en do menor', en el que piano y orquesta son dos masas sonoras en continuo diálogo, fue robusto en el primer movimiento, apasionadamente romántico, en el segundo, e impregnado de la danza popular, en el tercero.

De las otras dos obras del programa, destacamos la versión de la 'Sinfonía Clásica', primera de las composiciones sinfónicas de Prokofiev, considerada como una evocación de la música de Haydn, desde el siglo XX. Nitidez rítmica, exquisita en el tercer movimiento, la famosa 'Gavota', vitalidad, riqueza dinámica, color -el juego de fagot y cuerdas, bellísimo- fueron rasgos de una versión verdaderamente afortunada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos