El Comercio

vídeo

Rosa María Lobo, ayer, en Gijón. / CITOULA

«Los amigos y la música me han devuelto la vida»

  • Rosa María Lobo

  • Cantante

  • La que fuera musa de Atahualpa Yupanqui y voz inagotable de 'Viviré' cierra el sábado en Gijón, «llena de energía», su gira de 50 aniversario

La vida le ha dado fuerte a Rosa María Lobo, aquella asturiana famosa que allá por los finales sesenta recordó a muchos del otro lado de Pajares que en este mapa había música. A su historia, que parecía pintar en colores pastel, con esa voz irrepetible e inagotable, con varios éxitos encadenados, se le torció el camino. Primero se secó la lluvia de contratos, después se le escaparon dos de las vidas que más quería. Su primogénito se negó a seguir en el mundo y el que fuera su primer marido también se iba a la tumba por voluntad propia. Antes se había encargado de dejarla «sin nada». De vender lo que tantos escenarios le había costado conseguir. Todo eso la quebró por dentro. También por fuera. Un cáncer y un trasplante de hígado se unieron a su historia para cerrar el círculo de esa vida dolorosa. Pero hoy todo es pasado. Rosa María Lobo, nacida en Boo (Aller) en 1947, vuelve a cantar con fuerza ese 'Viviré' que la encumbró. Lleva ya mucho tiempo haciéndolo por varias tablas «de aquí y de allá». Ahora llega a las de Gijón y llega exultante. «Los amigos y la música me han devuelto a la vida. Gracias a ellos y a las canciones, estoy de nuevo en el rumbo que necesito estar», dice antes de recordar, rauda, su nueva cita asturiana: «El día 17 (pasado mañana), a las ocho de la tarde, en la Sala Acapulco».

Será ese concierto el final de la gira que cierra un ciclo impresionante de cuarenta discos. Precisamente el último, 'Aniversario 50 años', grabado con un montón de esos «queridos amigos», tendrá un especial protagonismo. «En él están mis mejores canciones, mis grandes éxitos, y a la actuación de este sábado acudirán todas sus notas».

Además, como en el disco, en la sala no estará sola. Le acompaña el que fuera cantante de Los Juniors, el también asturiano Niti Colsa. «Y, si llegan a tiempo a la ciudad, también mis queridos Danny Daniel y Jerónimo Granda, pero su presencia no es segura».

Además, Rosa María Lobo aprovechará su actuación en Gijón para amadrinar a una «joven promesa». Se llama Susana Marrón y emprende carrera con el apoyo de esta veterana cantante que fue musa y voz de los legendarios Atahualpa Yupanqui y a cuyas canciones pusieron letra José Luis Perales, Manuel Martín Ferrand o el escritor Mauro Muñiz. Casi nada.