El Comercio

Ferreiro y Orozco, mano a mano

fotogalería

Orozco y Ferreiro colgaron el cartel de completo en este recital que entusiasmó al público asturiano. / FOTOS: PALOMA UCHA

  • Los músicos compartieron con el público que llenó el recinto grandes éxitos y nuevos temas

  • La iglesia de la Laboral fue anoche el escenario de un particular concierto a dúo

Triunfo total anoche del dúo formado por Antonio Orozco e Iván Ferreiro en la iglesia de la Laboral, donde colgaron el cartel de no hay entradas y donde combinaron muchos de sus grandes éxitos como 'Devuélveme la vida' o 'Cómo conocí a vuestra madre' con nuevos temas dentro de la gira 'Cómplices de Mahou'.

Y es que, no hace mucho, alguien le decía a este medio que una de las mejores opciones de financiación en las giras es el patrocinio de marcas. Y esto podría quedarse en un simple poner dinero encima de la mesa y el logo al ladito del nombre de la banda o artista, una suerte de simbiosis monetaria. Pero, afortunadamente, la creatividad se activa en todos los ámbitos, y más si hay espuma de cerveza de por medio. Así que Mahou ha optado no solo por poner el vil metal al servicio de ciertas bandas, sino por juntarlas en la misma cama, o el mismo escenario. Una fusión genial que ayer encandiló en Gijón con Ferreiro y Orozco, Orozco y Ferreiro, tanto monta.

Y si en algunos casos las parejas parecen lo suficientemente homogéneas como para que el resultado sea previsible en el buen sentido de la palabra (Dani Martín junto a Sidecars no resulta una combinación que dé lugar a dudas, o Second con Miss Cafeina), hay combinaciones como la de Fuel Fandango con Depedro o Izal con Zahara algo menos previsibles.

La que pudimos ver en la iglesia de La Laboral es una de las más arriesgadas: Antonio Orozco, el gaditano de la voz quebrada y las canciones intensas, que abrió el fuego, e Iván Ferreiro, el vigués de la voz intensa y las canciones quebradas, que le acompañó a partir del sexto tema y que luego se quedó solo para desgranar, sobre todo, su último disco. Aunque, bien mirado, no es de extrañar que el resultado encajara, ya que ambos comparten el gusto por los temas que tiran a largos, con mucho texto bien tensionado.

Por lo escuchado ayer, la mezcla funciona. Y más en un escenario tan bonito como la iglesia, con alfombra roja, photocall y una presentación muy chula a cargo de Alberto Rodríguez, calentando al personal. También la emoción estaba más a flor de piel que nunca, con Antonio Orozco recordando el reciente fallecimiento de Xavi Pérez, su productor musical y mejor amigo con solo 43 años. Era el primer concierto que ofrecía desde su muerte y quiso compartirlo con el público. Y hubo un coloquio distendido, favores, besos, risas, brindis, alegría.

Un último tema juntos por todo lo alto, 'Turnedo', de Ferreiro, y unas birras bien frías sellaron el mano a mano.