El Comercio

El batería Axel Pi.
El batería Axel Pi.

«Los prejuicios dañan la música»

  • La banda catalana, que ya no espera llamada del Primavera Sound, actúa hoy en Espacio Estilo junto a León Benavente

  • Axel Pi Batería de Sidonie

Sidonie actúa hoy en acústico junto a León Benavente en Espacio Estilo como parte de la gira 'Cómplices de Mahou'. Sonarán temas de su último disco, 'El peor grupo del mundo'.

Mirando la historia de la música y analizando cuántos han sido 'el peor grupo del mundo', podría decirse que la industria está lleno de visionarios...

Está llena de anécdotas en las que tipos ilustrados y más que culturizados han cometido errores tan graves como tener delante a los Beatles y pensar que no deberían ficharlos porque no iban a triunfar nunca. Esto demuestra que la fama es tan imprevisible que quien crea en fórmulas matemáticas puede equivocarse, es la gracia. En la historia del rock ha habido grandes cambios que han sorprendido a propios y extraños. Al final, es el público el que decide y no un tipo sentado en un despacho.

¿Sidonie, que está a punto de cumplir 20 años, aún va con cuidado?

El riesgo está bien siempre y cuando hagas lo que creas que tienes que hacer. Cuando grabamos un disco, necesitamos olvidar lo que el público pueda desear para centrarnos en lo que queremos nosotros; lo que entraña el riesgo de que tú estés satisfecho, pero equivocadísimo.

¿No les interesan las modas?

Hay quien tiene el gran privilegio de saber qué canción va a funcionar, a nosotros esa fórmula no nos sirve porque haciendo lo que creemos lo podremos defender. Es el motivo de los cambios que hemos ido dando.

¿Queda algo del Sidonie de hace 20 años?

Seguimos haciendo lo que nos da la gana por lo que acertamos y nos equivocamos con la misma ilusión.

Es curioso, pero choca que la banda siga unida.

Que un grupo se mantenga unido sorprende porque no estamos acostumbrados. Creo que el desgaste, la falta de ilusión y la pérdida de la atención hacia los compañeros son las causas más habituales de ruptura. A nosotros no nos pasa porque seguimos teniendo tensión y compromiso.

En el nuevo disco homenajea a grandes nombres de la música. ¿Cómo fue el proceso de selección?

Difícil porque somos un grupo apasionado de la música al que le gustan muchísimas bandas... Los nombres que quedan son una manera de englobar a otros muchos. Por ejemplo, en el estribillo de 'Carreteras infinitas' se cita a Lori Meyers, pero incluimos a Love of Lesbian, Dorian, Supersubmarina, Los Planetas...

A Los Planetas también hay alguna pullita...

Es una banda a la que queremos y admiramos, sin la que el pop rock actual no sería igual. La pulla tiene que ver con la reiterada apuesta de un festival [el Primavera Sound] por llevar siempre a un artista prescindiendo de bandas que, como nosotros, desearían estar.

Bandas internacionales, muchos que repiten, pero, ¿cómo sentó que fueran Los Chichos?

¿Quién puede meterse con el programador cuando estamos hablando de un festival de tanto éxito? Los Chichos fueron una elección súper respetable y efectista, que logró lo que buscaba: promoción.

Esperan una llamada del Primavera Sound para 2017?

(Piensa). No la espero, si llegara la acogería con muchísima ilusión.

Cada vez se diluyen más las fronteras entre rock, pop e indie. ¿Lo percibe cada vez más homogéneo?

Totalmente. Derribar este muro nos lleva a un mundo mejor, con menos prejuicios, que es algo que ha arañado demasiado el panorama musical español. No entiendo la obsesión por diferenciar cuando al fin y al cabo todos son grupos que hacen música. La postura de las radios comerciales de apostar por determinadas cosas fue muy arriesgada y un motivo de tristeza que obligó al público a escuchar solo un tipo de música. Además, hay prejuicios en todos los lados: en el 2000, fichamos por una multinacional y no veas lo comentado que fue, en otros países nadie se plantea si eso tiene que ver con venderse o no; en cambio aquí tienes que defender cada paso que das.