El Comercio

Leiva pone a todo el teatro en pie

fotogalería

Leiva, con su banda, sobre el escenario de la Laboral, ante el público ya en pie. / FOTOS: AURELIO FLÓREZ

  • El músico madrileño y su banda llenaron en el concierto gijonés de la gira 'Monstruos' con un repertorio lleno de nuevos temas y guiños a Pereza

  • El público saltó de sus butacas con el primer tema y no paró de bailar hasta el final

Llegó, vio y triunfó. Con su primer puesto en las listas de éxitos por el single 'Monstruos' y todo el aforo vendido -como viene siendo lo habitual en su actual gira- Leiva puso ayer el Teatro de La Laboral en pie desde su salida al escenario. Temas de su nuevo disco y de los anteriores álbumes, además del inevitable tributo a Pereza, el grupo que le lanzó a la fama, integraron el repertorio de un concierto repleto de energía desde el primer momento, que pedía a gritos estar moviendo los pies en vez de sentado en cálidas butacas. Unos quince minutos después de la hora señalada, las nueve de la noche, comenzó a sonar la música con 'El último incendio', la canción que abre su nuevo disco. Y ya entonces saltaron las llamas al patio de butacas, poniendo a todo el público en pie. Así se pasarían todo el concierto, aplaudiendo, cantando y moviendo las caderas al ritmo del rock 'perezoso' de la banda, que cuenta con el gijonés Iván González al bajo.

El cantante madrileño -pantalones ceñidos negros, camiseta del mismo color y tocado con su típico sombrero- y sus acompañantes descargaron todo su aparato eléctrico para deleite de sus fans, convertidos en coristas. Ya tras el segundo tema, 'Con la lluvia en los zapatos', la fiesta estaba totalmente montada, y no parecía tener fin. «¡Buenas Noches!», saludó antes de encarar 'Guerra mundial'. Nadie podrá decir que salió insatisfecho o sin escuchar sus canciones preferidas de Leiva o del legado de Pereza. De hecho, poco después del inicio del concierto sonaba ya 'Animales', el primer guiño al pasado, en una estoniana y vibrante versión.

Y así fue desgranando temas, como 'Windsord' -«uno de los temas que no soy capaz de sacar del repertorio», dijo-, 'Vértigo' -con los músicos sin instrumentos haciéndole los coros a media luz a Leiva-, 'Monstruos' o la coreadísima 'Terriblemente cruel'. Y como todo se acaba, llegó el final épico con 'Sincericidio' y 'Lady Madrid'. Y como llegó, Leiva se fue, tras haber puesto en pie a todo un teatro. Ojalá vuelva pronto a por otra ovación.