El Comercio

Música asgaya pola oficialidá

Los bailes no faltaron entre los asistentes al concierto.
Los bailes no faltaron entre los asistentes al concierto. / FOTOS: DANIEL MORA
  • Rodrigo Cuevas y Dixebra fueron los protagonistas del concierto celebrado en Gijón para reclamar el reconocimiento institucional del asturiano

La Xunta de Defensa de la Llingua Asturiana celebró, como viene haciendo cada año desde 1989, el concierto en el que los artistas asturianos reivindican la oficialidad de la llingua. Y, esta vez, el escenario elegido fue el parque de los Hermanos Castro, en Gijón, donde la fiesta se prolongó hasta entrada la madrugada con música asgaya y ayudada por las elevadas temperaturas que reinaron durante todo el día.

La primera en saltar a la palestra fue la banda de gaitas LaKadarma, una de las más transgresoras del panorama celta y que incluye en su repertorio canciones de Michael Jackson, Tequila o la banda sonora del 'Equipo A', y, acto seguido, se subieron al escenario Cantaruxare, Herbamora y Caldo Os Rabizos, que hicieron una adaptación de las 'Nueches en Danza'.

Pero, sin duda, uno de los artistas más aclamados de la velada fue Rodrigo Cuevas, que, recién llegado de hacer las Américas en Perú, como las folclóricas de antes, desplegó por primera vez sobre las tablas de un Conciertu pola Oficialidá toda su picardía, su electrocuplé y sus demandas de reconocimiento institucional para el asturiano, en las que no ha cejado desde que saltó a la fama.

«Hoy voy facer un conciertu patrimonial. Patrimoniu no ye solo lo que se sube a les redes sociales», dijo. Eso, y que se iba a desnudar. Y cumplió para deleite de sus fans.

La interacción fue tal que muchos se atrevieron a subir a bailar con él al escenario y movieron las caderas al ritmo de su reguetón en asturiano.

Poco más tarde, les llegó el turno a los chicos de Spanta la Xente, combativos por naturaleza, como también lo es el grupo que les siguió con su punk-rock: Misiva. Y, para terminar la noche por todo lo alto, con una traca final de restallu, el plato fuerte llegó con Dixebra, que celebra tres décadas de trayectoria en el mundo de la música. Treinta años «reivindicando una cuestión que debería estar solucionada hace bastante tiempo» en palabras de su líder, Xune Elipe. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate