El Comercio

Un concierto con bloques de tierra

Una imagen de la instalación que el público podrá ver y escuchar el próximo miércoles.
Una imagen de la instalación que el público podrá ver y escuchar el próximo miércoles. / GIL DELINDRO
  • Laboral Centro de Arte acogerá el próximo miércoles un recital con los sonidos que hacen materiales orgánicos al descongelarse

Laboral Centro de Arte y Creación Industrial se prepara para acoger un concierto muy especial el próximo miércoles 28, a partir de las 17 horas, «que podrá durar entre dos y cuatro horas, en función del calor que haga ese día», según explicó ayer la directora de actividades del equipamiento de Cabueñes, Karin Ohlenschläger. Y es que se trata de la instalación sonora de los artistas Adam Basanta (Canadá, 1985) y Gil Delindro (Portugal, 1989) 'Permafrost', realizada con bloques de tierra congelados que cuelgan del techo y que, al descongelarse, impactan sobre una membrana sensible conectada a un software que interpreta el impacto, el tiempo, el peso y el desplazamiento de los pedazos de materia orgánica que se desprenden, creando una pieza sonora en tiempo real. «Una experiencia única y muy poética con un sonido maravilloso que solo podrá disfrutarse durante unas horas».

Es el resultado del mes en residencia de Basanta y Delindro en Laboral, un proyecto que ha sido seleccionado en la II convocatoria de residencias de la Red Europea de Creación Audiovisual Contemporánea (ENCAC), liderada por el Centro de Arte y Creación Industrial con la colaboración del LEV Festival como socio estratégico. Convocatoria concurrida, puesto que se presentaron más de 180 proyectos de 34 países.

El elegido ha sido un proyecto que tiene como eje el concepto geológico del permafrost, una capa de la tierra cuya temperatura se encuentra siempre en el punto de congelación del agua, o por debajo de él. Y, desde el punto de vista conceptual, la congelación «no es más que un modo de retener la materia en el tiempo».

Así, la instalación confronta los tiempos de los procesos naturales y geológicos con la velocidad y aceleración de la tecnología digital. Y, a medida que avanza el tiempo, la materia se acumula en la plataforma generando no solo una disposición escultural, sino también reacciones impredecibles en el software y una composición de percusión que se entiende como fruto de una confluencia entre un sistema analógico y otro digital.

Nociones de movimiento, inestabilidad, memoria, decadencia, casualidad y contaminación que durarán lo que dure la descongelación. Arte efímero y orgánico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate