El Comercio

Los leones han vuelto a la ciudad

Abraham Boba, al frente de León Benavente, en el escenario principal de Metrópoli.
Abraham Boba, al frente de León Benavente, en el escenario principal de Metrópoli. / PALOMA UCHA
  • León Benavente y Ariel Rot pusieron la música en una jornada dedicada a la mujer

Decían los Radio Futura que «nunca se puede saber lo que va a ocurrir mañana, salvo que al fin de semana sigue un lunes otra vez», y podríamos añadir una certeza absoluta más, «el concierto de León Benavente será una maravilla» , tan seguro como que el sol sale por el Este, se pone por el Oeste y arrastra tras de sí a un buen número de seres. Llevan cinco años con el acelerador a fondo pero sin perder el paso, las ideas o el modo en que funden el escenario cada noche. Traían epé de estreno, con título 'En la selva', pero su repertorio no necesita de chispas nuevas para arder. Aunque siempre se agradecen las novedades, y más si son tan explosivas como 'Se mueve', por ejemplo.

Su repertorio luce por igual en escenarios grandes como el de Metrópoli, en el recinto ferial Luis Adaro de Gijón, o en salas sudorosas, ahí se notan las horas bien aprovechadas de vuelo y la sintonía inquebrantable entre sus miembros. Anoche, en una velada veraniega perfecta, se presentaron ante el respetable con 'Tipo D' y saludos efusivos para animar al nutrido público que le esperaba en Metrópoli. La gente empezó a involucrarse en la propuesta mientras Boba se deslizaba por el escenario para ir desgranando temas como 'Se mueve', 'Ánimo valiente' o 'Gloria', con la que llegó la locura.

Jugando casi como en casa -«sin Gijón este grupo no existiría, dijo Abraham Boba convertido ya en un frontman imparable y carismático-, con la energía aplastante de Verdú en la batería (responsable de ese sonido personal y contemporáneo de los Leones), la inquebrantable furia de Baos y el pulso cada vez más firme y fluido de nuestro Luis 'Tuddermis' Rodríguez -que hasta tuvo un guiño guitarrero punteando 'El pozu María Luisa' combinándolo con el 'Paint it black' de los Stones-, no hay martes que se mantenga en su sitio si estos tipos vienen precedidos del aparentemente eterno e inmortal Ariel Rot, acústico, cercano e infalible, y le siguen estos León Benavente justos y necesarios que remataban con música una nueva jornada de festival de ocio en Gijón.

Antes, por la tarde, Metrópoli se había convertido en un espacio de reflexión sobre la igualdad de género, en el que mujeres provenientes de diversas disciplinas aportaron sus puntos de vista sobre asuntos como los roles femeninos en la música o la autoprotección frente a la violencia machista, entre otros.

La musicóloga y consultora de género Laura Viñuela fue la encargada de abrir el programa de actividades con la charla 'People have de power', título de una canción de Patti Smith que sirvió de punto de partida para una exposición ilustrada con ejemplos sobre el papel de la mujer en las artes musicales y en la industria discográfica. La violencia de género fue abordada por la activista Marina Marroquí en su charla 'Esto no es amor'. El año pasado visitó también Gijón bajo el paraguas de Metrópoli para demostrar cómo la sociedad mantiene a la mujer en un escalón inferior al hombre.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate