El ballet y la lírica, de vuelta a casa

Emilie Cerruti, Claire Teisseyre, Marina Guizien, Ashley Whittle, Álvaro Rodríguez Piñera, Itziar Mendizabal y Natalia Butragueño. / A. FLÓREZ

El Teatro Jovellanos acoge hoy la II Gala Internacional de Ballet bajo dirección artística del gijonés Álvaro Rodríguez Piñera

ANA SOLÍS GIJÓN.

Bailarines del Royal Ballet de Londres, de la Ópera Nacional de París, del Ballet de Portugal y de la Ópera Nacional de Burdeos darán hoy muestra de su talento en la II Gala Internacional de Ballet, en el Teatro Jovellanos, a las 20.30 horas, con un precio de 25 euros por entrada. Al frente, el gijonés Álvaro Rodríguez Piñera como director artístico de la gala. «Un bailarín de diferentes escuelas y con mucha variedad», como lo presentó Teresa Sánchez, directora del Teatro. Este gijonés, nacido hace 28 años, trae una vez más hasta su tierra natal la pasión que siente por el llamado quinto arte, al cual lleva dedicándose desde que apenas tenía seis años. Pero no vendrá sólo. Los artistas internacionales Itziar Mendizabal, Claire Teisseyre o Ashley Whittle son solo algunos de los nombres de los doce bailarines que componen el elenco. «Los mejores de Europa», en palabras de la directora, que con la perfección de sus movimientos al compás de la lírica, representarán obras tan conocidas de la danza clásica como 'La Bayadera', 'El lago de los Cisnes' o 'El Corsario'. «Es maravilloso poder estar aquí», afirmó entusiasmada Mendizabal, primera solista del Royal Ballet de Londres, que ya estuvo antes junto a Rodríguez Piñeda en la ciudad. Todos ellos, mostraron una complicidad única cuando, abrazados y sonrientes, presentaron, enorgullecidos a la par que algo nerviosos, lo que hoy sucederá esta tarde sobre las tablas del Jovellanos.

Pasado y presente, tradición y modernidad. «Lo bonito es que hay mucha variedad para el público», explicó Rodríguez Piñera. Un espectáculo único donde se mostrarán estas dos caras opuestas de las compañías de Ballet más prestigiosas e importantes de todo el mundo. La perfección en la ejecución de los movimientos, la compenetración sobre el escenario y la delicada escenografía, harán todo lo demás. «Llevamos muchos meses de preparación y trabajo para poder mostrar lo mejor de nosotros», añadió el gijonés.

Una auténtica 'ensoñación real' que sentirán los presentes en el patio de butacas, cuando se dejen atrapar por la magia del ballet.

Fotos

Vídeos