Carla Bruni, el 'chic' francés

Carla Bruni, durante su concierto en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid./Emilio Naranjo (Efe)
Carla Bruni, durante su concierto en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid. / Emilio Naranjo (Efe)

La cantante y compositora saca brillo a canciones de los Rolling Stones, ABBA, AC/DC o Lou Reed en un delicioso concierto en Madrid

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Cuando en 2002 se anunció que la top model Carla Bruni iba a publicar un disco, muchos pensaron que la música solo era el último capricho de una niña bien que se había cansado de las pasarelas. Seguramente, esos mismos se quedarían de piedra cuando escucharon un estupendo álbum que representaba una evolución y una modernización de la 'chanson' francesa y que contaba, además, con un single tremendo: 'Quelqu'un m'a dit'. Millón y medio de copias vendió en todo el mundo ese disco, que convirtió a su protagonista en una respetada compositora y cantante.

Muchas cosas le han ocurrido a Bruni en estos 15 años. La más importante, quizá, haberse convertido durante casi un lustro en la primera dama francesa después de casarse en 2008 con el entonces presidente, Nicolas Sarkozy. Las obligaciones del cargo frenaron su carrera, pero una vez superado el tiempo de la política de su marido, Bruni ha vuelto a la música. Primero, en 2013, con 'Little French Songs', y luego, en 2017, con 'French Touch', un ecléctico disco de versiones en el que la artista reinterpreta clásicos del pop y del rock.

Este miércoles por la noche Bruni ha presentado su trabajo en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid. Un escenario sencillo y una banda más que eficaz en la que sus cuatro miembros alternaban hasta diez instrumentos han arropado a la cantante francesa, que se ha sentido en su salsa durante la hora y media que ha durado el 'show'. Vestida de negro, con pantalón de cuero y americana (que luego ha cambiado por una chaqueta más colorida), la artista ha versionado, con el estilo amoroso y romántico con el que ha impregnado el disco, el 'Jimmy Jazz' de The Clash, el 'The winner takes it all', de ABBA o el 'Miss You' de los mismísimos Rolling Stones, que en sus manos queda convertido con éxito en una rumba flamenca, por no hablar del 'Highway to Hell', de AC/DC, al que transforma casi en una balada.

Bailando, bebiendo agua (“lo siento, no es vodka ni cerveza”, bromeaba), hablando en inglés, francés e italiano y chapurreando español, la exmodelo se ha metido al público en el bolsillo con su toque chic y creando una atmósfera francesa que parecía convertir el Nuevo Apolo de Madrid en el Olympia de París. Bruni se ha emocionado cantando 'Moon River', la canción principal de la película 'Desayuno con diamantes', y ha salpicado su actuación con sus propios temas, como un vibrante 'L'amoreuse', 'Tout le monde', 'Ta tienne' o la esperada 'Quelq'un m'a dit'. Uno de los momentos más divertidos ha llegado cuando la cantante ha interpretado su 'Dolce Francia', un himno de amor a su país de adopción cantado en la lengua de su país natal que se ha mutado en Madrid en un 'Dolce España'. El colofón del concierto ha sido un 'Hallelujah' al que el propio Leonard Cohen habría dado su bendición. Carla, oh là là.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos