Coti en la intimidad

El músico argentino ofreció en los conciertos del Botánico el lado más personal reinventado sus temas

Coti, con su bandoneón, durante el concierto que ofreció anoche en el Jardín Botánico. / J. PAÑEDA
P. A. MARÍN ESTRADAGIJÓN.

Alguna vez ha confesado que de mayor le gustaría ser Bob Dylan y ayer mismo en las páginas de este periódico declaraba su querencia por venir a esta tierra a tocar o a perderse en una escapada. El argentino Coti, Roberto Fidel Ernesto Sorokin Esparza (Rosario, 1973), volvió anoche a Asturias y a sentir en el ambiente esa proximidad de la lluvia con la que no parece llevarse demasiado mal. Lo hizo en los conciertos del Jardín Botánico, un espacio propicio a la intimidad que busca en los escenarios de los teatros y las salas pequeñas en esta gira española que le ha traído hasta Gijón bajo el título de ‘Cercanías y confidencias’. De hecho, una voz en ‘off’ anunció un concierto «íntimo, austero, sentimental» y en el que en lugar de grabarse las canciones con el móvil se grabaran en la memoria. Acompañado de su bandoneón, comenzó cantando ‘Aquí y ahora’. Un instrumento «que llegó a Argentina por barco como casi todo» y que le llevó a evocar a los emigrantes (también de Asturias), a Piazzola y a Borges y que, tras un tango, ‘Caminito’, cambió por la guitarra y la armónica para tocar ‘Tu gloria’.

El músico ofrece en su tour por nuestro país un viaje por su repertorio de canciones que tiene mucho de dylaniano en su voluntad de interpretarlas de una manera distinta, muy cercana al momento original. Da así a los temas una nueva vida. Sus armas: letras impregnadas de emoción y ácida melancolía que buscan su propio ritmo en la interpretación sobria y sin malabarismos de quien las canta. La guitarra, el piano, la armónica o su inseparable bandoneón fueron en su concierto gijonés las otras armas esgrimidas en estas ‘cercanías’ que también respondieron, durante la presentación de algunos temas, a la denominación de ‘confidencias’, por cierto más ‘cercanas’ y celebradas que tediosas y aburridas y en las que se rió de los tópicos que rodean a los argentinos («Adoramos a los Rolling, el psicoanálisis y el fútbol, casi todos ciertos»).

Era la marca de la casa de un artista que, mientras sueña con llegar a ser Bob Dylan, recordó a Fito Páez o Julieta Venegas y compartió con su público los sueños que Saint Exupéry imaginó en su principito viajero e inquieto, con el que tanto parece tener en común Coti, el Coti más personal que vimos en el Jardín Botánico.

Más conciertos

Hoy. Los Testigos ‘Cara a cara’ prometen una actuación en la que el público no dejará de cantar y bailar. A las 22.30 horas. Entradas agotadas.

Mañana. El soul será el protagonista con la puesta en escena de Anaut a las 22.30 horas. Las entradas cuestan 10 euros.

Sábado. El guateque ‘Un día en el jardín’, a las 22.30 horas, para amenizar la noche. El precio de las entradas es de 10 euros.

Domingo. Cánovas, Adolfo y Guzmán ofrecen canciones de ayer y de hoy. A las 22.30 horas. Precio: 14 euros.

Lunes. Gestido y Söax, a las 22.30 horas. Precio: 5 euros.

Martes. Temples in Flames Band a las 22.30 por 8 euros.

Miércoles. A las 22.30 h. Cierra el programa el Festival Internacional de Piano. 8 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos