«Nos echamos de menos incluso cuando estamos juntos»

El grupo Café Quijano. /  E. C.
El grupo Café Quijano. / E. C.

Café Quijano regresa esta noche a la Laboral para dar cuenta de sus 20 años en la carretera, un viaje que les ha llevado del pop al rock pasando por el bolero

A. V. / J. L. G. GIJÓN.

Veinte años dan para mucho y, en el caso del grupo leonés Café Quijano, más. Dos décadas llevan estos tres hermanos viajando por las carreteras de medio mundo, las de asfalto y las musicales. Un periplo que les ha llevado por los caminos del pop, el rock y el bolero y que esta noche (21 horas) les acerca a la Laboral, donde darán cuenta de su viraje al pop latino. «El público escuchará un repaso por toda nuestra carrera discográfica. Habrá un poco de pop-rock, pasando por nuestra época bolerística y terminando con lo que estamos haciendo en esta nueva etapa, pop latino», señalan.

En un ámbito, el de la música, en el que los grupos nacen, crecen, desaparecen o, simplemente, mutan en sus componentes, Café Quijano mantiene su formación. Lo intentaron en solitario, pero han vuelto a reunirse como trío. «Nos echábamos de menos. Nos echamos de menos incluso cuando estamos juntos, era una necesidad volver a encontrarnos haciendo música. Creemos que trabajar en familia resulta favorable, las peleas tratamos de evitarlas», señalan.

En su amplia andadura musical, han colaborado con diferentes artistas. Una de sus últimas aventuras ha sido con Willy, del grupo Taburete. «La mezcla surge a raíz de conocer que éramos una de las referencias de Taburete. Una amigo común nos presentó y se habló de hacer una colaboración, a la que accedimos de buen grado», explican.

«Nuestro público es muy familiar, son conciertos para gente de 9 a 90 años»

En esa lista de colaboraciones aparecen nombres como los de Celine Dion, Sabina y Raphael. Lo que no tienen demasiado claro es cuál va a ser la siguiente. «Hemos variado mucho de estilo y estas colaboraciones son el ejemplo. No sabríamos decir con quién vamos a colaborar, va a depender de la polaridad que tome el siguiente proyecto».

Aunque haya un nuevo giro en su estilo musical lo que no cambia es la forma de ver la vida de estos tres hermanos. «Creemos que la vida tiene sus ritmos, no todo es 'la, la, la' y creemos que tampoco debe ser estar 12 horas trabajando todos y cada uno de los días».

Esa actitud vital, esa manera de afrontar sus proyectos, les ha llevado a crearse un espectro de seguidores de lo más amplio. «Los públicos varian dependiendo de los países. El nuestro siempre decimos que es muy familiar, que nuestros conciertos son para un público de 9 a 90 años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos