Un flautista asturiano con magia

Diego Palacio, durante uno de los conciertos de Mägo de Oz. / CRISTIÁN LÓPEZ
Diego Palacio, durante uno de los conciertos de Mägo de Oz. / CRISTIÁN LÓPEZ

Diego Palacio, gijonés de 21 años, pasó de ser fan de Mägo de Oz a músico del grupo | Tras publicar su primer álbum en solitario, trabaja ahora con una nueva banda en otro proyecto discográfico

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

La suya es una de esas historias que bien podrían ser el guion de una película: fan de Mägo de Oz, les sigue por los conciertos, le oyen tocar y acaba convirtiéndose en miembro de la banda. Pero a esta peripecia hay que añadirle un aliño más: cuando Txus di Fellatio comienza a pensar en montar una grupo de rock en Madrid en 1988, Diego Palacio ni siquiera había nacido. Mägo de Oz cumplirá en 2018 30 años y Diego tiene 21. «Es algo muy excepcional», reconoce este chaval que empezó a tocar la gaita cuando era un adolescente por influencia de su abuelo y desde entonces no ha parado de formarse como músico y de avanzar en su carrera.

«Yo era seguidor de Mägo de Oz hace ya unos años, me iba a sus conciertos y me llevaba un par de 'whistle', una flauta irlandesa. Me pasaba horas a la cola para estar en primera fila y un día Josema Pizarro, el flautista titular, me escuchó tocar», relata. Sucedió en Valencia. Más tarde, en febrero de 2016, la banda fue a actuar a los carnavales de Avilés. Saludó a Josema y este le invitó a subir al escenario a tocar con ellos la última canción.

Diez días después recibió una llamada de Pizarro anunciando que tenía que dejar la gira para incorporarse como músico al Circo del Sol. Hacía falta un sustituto y le propuso a él. «Fui a hablar con ellos a Santander y fue todo muy rápido». Tanto que su prueba fue actuar con la banda en La Coruña, Sevilla y Jaén. Y se quedó: «Te quedas con nosotros, te vas a hacer todos los conciertos», le espetaron. De hecho, de la gira del disco 'Finisterra ópera rock' se hizo 80 conciertos. La mayoría. De marzo de 2016 hasta ahora, que acaba de volver de una minigira por Estados Unidos, no ha dejado la carretera.

Lo ha disfrutado. Y eso que no fue fácil aprenderse dos repertorios con una treintena de temas a velocidad de vértigo. Pero a Diego no se le pone nada por delante y eso que su proceso de formación en flauta travesera y gaita aún no ha concluido. Entró en el Conservatorio Profesional de Oviedo hace cuatro años y ahora estudia en el Adolfo Salazar de Madrid. Pero es que además en este tiempo ha sacado su primer disco en solitario, 'Jigs & Reels', y tiene más asuntos en cartera. «Ahora toco en más grupos, conocí a Irish Treble, un grupo que hace música y danza irlandesa», apunta. Cuatro chicas bailan y se acompañan de guitarra , bajo, violín y flautas.

Por si fuera poco, ahora mismo lidera otro proyecto recién nacido, bautizado como Celtian, que lo tiene metido en el estudio de grabación. «Son temas tradicionales de Irlanda», detalla. De momento, no se mueven del mundo de la versión, pero el objetivo es que dentro de no demasiado tiempo se pueda incorporar un vocalista y empezar a hacer canciones propias. «Yo hago la selección de temas irlandeses, de folk metal y folk sinfónico», apunta. Son batería, bajo, guitarra, violín y Diego, que utiliza 'whistle', flauta travesera y gaita. No hay prisa pero no hay pausa, porque además no sabe aún Diego Palacio si estará en la próxima gira de Mägo de Oz por Latinoamerica que comenzará en marzo o abril. «Estoy pendiente de los planes de Josema».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos