«Tenemos un público que va de los ocho a los ochenta años»

Luis Rodríguez, en primer término, durante uno de los conciertos de la banda./L. B.
Luis Rodríguez, en primer término, durante uno de los conciertos de la banda. / L. B.
Luis Rodríguez, guitarrista de León Benavente

«Nosotros lo que queremos es que la gente baile, algún día leeremos 'León Benavente cuchan en chancles'»

JORGE ALONSO

Esta ha sido la banda de los cinco últimos años: León Benavente. Nacidos a la vera de Nacho Vegas, irrumpieron con un ‘Ánimo valiente’ convertido en clásico contemporáneo. Llevan muchos kilómetros y suman mucho talento en sus cabezas y manos, están cerca de una pausa pero no paran. Nos visitan este jueves de la mano de Vegas, dentro de la gira ‘Cómplices’ de Mahou. La cita será en la Sala Albéniz, a las 21 horas Además Luis Rodríguez dice que ya están macerando nuevos temas. Todo son buenas noticias.

-¿Cómo va a ser este concierto concierto?

-Todavía falta decidir algunos detalles pero básicamente lo que haremos será ir intercambiando repertorio, primero el set acústico de Nacho, luego el de León Benavente, y luego nosotros haremos una suya y él se preparará alguna nuestra también, la verdad es que es un poco loco porque básicamente somos los mismos, solo cambian Manu Molina y Joseba Irazoki (baterista y guitarra de Nacho Vegas), pero el resto somos los mismos en un sitio y en otro, a ver qué sale…

-¿Es hora ya de recapitular y buscar nuevos horizontes?

Sí, estamos ya un poco en modo fin de gira, nos quedan unos cuantos conciertos y tenemos el cierre el 16 en La Riviera, en Madrid.

-Que está todo vendido ya…

-Sí, sí. Pero bueno la idea es ir cerrando como León Benavente, que ya estamos haciendo cosas precisamente con Nacho, pero con ganas de terminar, para empezar otra vez. Yo ya tengo en la cabeza bases nuevas, no puedo, no podemos evitar r haciendo cosas, pero nos apetece dejar un poco lo nuestro, centrarnos en el disco y la gira Vegas y ya para finales del año que viene empezar a centrar algo nuevo.

-¿Lo perciben como fin del primer acto?

-Bueno, sí, la verdad es que ya estamos investigando otros caminos, cerrar este ciclo y encarar otro en el que vayamos haciendo algo nuevo, hacer lo mismo solo le funciona a Iron Maiden, que lo hacen muy bien (risas).

-Han sido cuatro años de vorágine

-Cinco, cinco años ya, los primeros ocho meses un poco más relajados, pero luego bolos y bolos y bolos, hemos tenido un mes de descanso y era el primero en casi dos años, que estamos encantados, pero es mucho trabajo. Una locura. Ahora tenemos unos cuantos en España y luego nos vamos a Guadalajara, a México, vamos a tocar en la Feria Internacional del Libro, muy potente… tenemos muchas ganas, muchas ganas.

-Todo ha sido bastante progresivo desde que sacaron el primer disco, pero ¿fue difícil de digerir?

-No, no, ya sabes que llevamos muchos años en esto, a ver, sí que es verdad que el grupo empezó a funcionar casi desde el minuto cero, pero ha sido una cosa paulatina, que ahora miras atrás y piensas que hemos funcionado desde el principio, que tal vez seamos la banda que más ha tocado en España, es algo que cuando lo pensamos nos sorprende, pero no ha sido difícil. Sobre todo por lo que estamos es muy, pero muy agradecidos, sobre todo esto.

-Y se han mantenido al margen del tema competitivo, de ‘Los reyes de los festivales’ y todo esto.

-Sí, nos hace mucha gracia el tipo de lenguaje ligado a León Benavente, sabemos que es con toda la buena intención y porque nosotros hacemos conciertos en plan destrozar, hay mucho de “arrasan”, “aplastan” y todo eso, que parecemos una apisonadora, y va, nosotros lo que queremos es que la gente baile, algún día leeremos “León Benavente cuchan en chancles” (Risas)

-Su público ha ido creciendo en número y bajando la media de media de edad, han mantenido la base y se ha incorporado gente más joven.

-Pues sí, sí que lo notamos, notamos gente más joven y nos mola mucho porque siempre nos han comentado que si había una especie de brecha generacional, y está muy bien sentir que se incorpora público más joven, que se fundan generaciones, ahora mismo tenemos un público de ocho a ochenta años, y que además se saben todos los temas, que tocamos Habitación 615, que yo no te la sé cantar, y se la saben entera, y la de Gloria igual, la clavan… Es muy de agradecer esta incorporación de sangre fresca.

Fotos

Vídeos