Un himno nacional condenado a no tener letra

Marta Sánchez canta el Himno de España en el Palacio de la Zarzuela.

El apoyo de políticos como Mariano Rajoy y Albert Rivera a la propuesta de Marta Sánchez genera polémica | Antes de la cantante, otros intentaron adaptar la Marcha Real sin éxito

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

Más de dos siglos y medio se ha mantenido el himno de España sin letra y no parece factible que eso vaya a cambiar a corto o medio plazo, no al menos sin generar un bronco debate que evidencie de nuevo la dificultad para ponerse de acuerdo al respecto. Quedó patente con el concurso que convocó el Comité Olímpico Español en 2007, que reunió a un jurado de expertos e incluso llegó a elegir un ganador, Paulino Cubero, entre miles de propuestas; pero la división social fue tan bronca que el COE dio un paso atrás y el himno volvió a quedarse sin letra. Un concurso en el que llegó a participar el cantautor Joaquín Sabina, que publicó en su columna de la revista Interviú dos borradores titulados 'Anteproyectos de letra para el himno nacional (con perdón)'.

Otro intento más reciente fue el de Guillermo Delgado Ortega, que en 2016 llevó hasta el Congreso de los Diputados un proyecto que incluía no solo la letra para acompañar la marcha, sino que aportaba además un libro donde desgranaba estrofa a estrofa la propuesta e incluso una versión en braille. Tampoco tuvo éxito.

Y la sorpresa llegó este fin de semana, cuando Marta Sánchez cerró su concierto en el Teatro de la Zarzuela entonando el himno de España con su propia letra. Enfundada en un mono rojo y una capa del mismo color, mientras los focos proyectaban luces amarillas y rojas sobre el escenario, la cantante madrileña logró el aplauso de los asistentes y la actuación comenzó a correr como la pólvora por redes sociales y los grupos de Whatsapp de media España.

Sánchez se ha mostrado este lunes "orgullosa, abrumada e incrédula" por la acogida y no le importaría que su composición llegara a ser la letra oficial. "Nunca imaginé que iba a ser noticia de esta forma desbordante, no soy tan osada, pero si mi letra acaba siendo la letra del himno me voy a la tumba tranquila", ha admitido Sánchez a la cadena Onda Cero. La cantante asegura que escribió la letra hace más de un año, "mucho antes de que explotara nada en España" y ha añadido que "debería ser una canción que nos pertenece a todos los que hemos nacido aquí; una canción de la que tendríamos que estar orgullosos, que nos tendría que gustar cantar y con esa letra tan antigua quién canta el himno así, nadie".

La letra de Marta Sánchez

Vuelvo a casa, a mi amada tierra,

la que vio nacer un corazón aquí.

Hoy te canto, para decirte cuanto orgullo hay en mi,

por eso resistí.

Crece mi amor cada vez que me voy,

pero no olvides que sin ti no se vivir.

Rojo, amarillo, colores que brillan en mi corazón

y no pido perdón.

Grande España, a Dios le doy las gracias por nacer aquí,

honrarte hasta el fin.

Como tu hija llevaré ese honor,

llenar cada rincón con tus rayos de sol.

Y si algún día no puedo volver,

guárdame un sitio para descansar al fin.

Una cuestión política

La polémica ha llegado en el momento en el que la clase política ha hecho suya la propuesta, como ha sido el caso del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, generando críticas por su "exhibición de nacionalismo español". Ambos han aplaudido a través de Twitter la propuesta de la cantante, que ya destacó por su patriotismo en 1990, cuando actuó con 'Olé Olé' para los soldados desplazados al Golfo Pérsico antes de la primera guerra de Irak.

También la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha mostrado su apoyo a Sánchez, a quien ha considerado "muy valiente" por defender "sin complejos" un patriotismo civil que “defiende los símbolos, los derechos y la unión”. "Si algo bueno ha dado el procés independentista” ha sido precisamente “el despertar del orgullo de ser español, civil y moderno”, ha recalcado Arrimadas, para considerar que la iniciativa "da normalidad al uso de los simbolos en España". El presidente del PP de Cataluña, Xavier García Albiol, ha ido más allá y ha planteado que la letra de Sánchez se convierta en la oficial, mientras que el portavoz del PP en Bruselas, Esteban González Pons, ha propuesto a Sánchez interpretar el Himno en la final de la Copa del Rey que enfrentará al FC Barcelona y al Sevilla FC en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid el 21 de abril.

Desde el PSOE, el presidente castellanomanchego Emiliano García-Page ha destacado que iniciativas como la de Sánchez hacen "que aflore un sentimiento moderno de la utilidad de la nación española, igual que cuando se ganó la copa del mundo de fútbol". Sin embargo, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido que "el himno está bien como está". "Los artistas tienen la capacidad de interpretar y crear, pero el himno de España no tiene letra, me gusta sin letra y que cada uno lo interiorice y lo exteriorice como quiera". Desde Podemos, Pablo Iglesias ha afirmado que "lo importante para amar a tu país, para amar a tu nación, para sentirte patriota, no son himnos ni las banderas, sino las escuelas públicas, las pensiones y los servicios públicos".

La historia del himno

Su origen se remonta al siglo XVIII y a la llamada 'Marcha Granadera', de autor desconocido, con tal arraigo popular que se terminó erigiendo Himno Nacional. En 1870, el general Prim organizó un concurso para buscar un nuevo himno, pero ninguna de las marchas alternativas pudo desbancar la Marcha Real. En 1908, por encargo de Alfonso XIII, fue actualizado con la adaptación que llevó a cabo Bartolomé Pérez Casas, Músico Mayor del Real Cuerpo de Guardias Alabareros.

Un año después se encargó al barcelonés Eduardo Marquina que creara la letra, pero no terminó de cuajar. El siguiente intento tuvo lugar casi dos décadas después, en 1928, cuando Miguel Primo de Rivera se lo encargó al poeta gaditano José María Pemán. Tampoco esta vez tuvo éxito.

El himno nacional tuvo una interrupción durante la II República, cuando fue sustituido por el Himno de Riego -que sí tenía letra- entre 1931 y 1939. Fue restablecido durante la Guerra Civil por Franco, que lo llegó a publicar en el BOE del 17 de julio de 1942, y se mantuvo con la llegada de la democracia y la nueva Constitución. El régimen de Franco intentó también ponerle letra en 1942 y de nuevo en 1950, pero al final se redujo a un intento de adaptar la letra de Pemán. No volvió a intentarse de manera oficial hasta más de medio siglo después, con la propuesta del COE en 2007.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos