Menú para todos los gustos en el Gijón Sound

Rara Val, de Viva Suecia, en pleno derroche de energía. / JOAQUÍN PAÑEDA
Rara Val, de Viva Suecia, en pleno derroche de energía. / JOAQUÍN PAÑEDA

El festival comienza con fuerza en la plaza Mayor y aún le quedan muchas horas de vuelo este fin de semana

PABLO A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

Son la banda del momento y ayer en su paso por el Gijón Sound lo demostraron con su directo. Viva Suecia, uno de los platos fuertes del festival, no defraudaron las expectativas del público que acudió al escenario de la plaza Mayor para comprobar -quienes antes no lo hubieran hecho- por qué arrasan en los escenarios. No llenaron, pero casi, y puede que la acústica de la carpa no fuese la mejor para acoger su potente directo.

El cuarteto murciano estrenaba espectáculo anoche y tal como habían anunciado regalaron a los espectadores gijoneses la primicia de un tema que nunca antes habían tocado en vivo -'Todo lo que importe', además de alguna otra sorpresa. Lo que también ofrecieron, y a raudales, fue la energía y frescura de su música (bebida en las fuentes del post-rock nórdico, de ahí su nombre), unos ritmos que llenan el ambiente de autenticidad y contundencia sin renunciar a hacer pensar a quien los escucha con unas letras tan personales como su soporte sonoro. «Vamos a intentar que se caiga la carpa esta», anunciaron en un momento del concierto. Y casi lo logran con temas como 'Bien por ti' y 'Hemos ganado tiempo, el que les sirvió para cerrar su visita a Gijón.

A los murcianos les precedió en el espacio Mahou la propuesta de una artista de no menor singularidad e impacto sobre las tablas, la cantautora alemana afincada en Asturias Fee Reega y su banda. «Me presta tocar en la plaza mayor de mi ciudad», saludó la germano-playa. El cartel del festival hacía justicia con ella colocándola en uno de sus escenarios principales y permitiendo así que un público más amplio y que fue acudiendo poco a poco según pasaban los minutos pudiese disfrutar del directo de una música cuyo trabajo lleva tiempo reclamando la atención merecida por su estimulante y novedosa calidad.

Y es que Fee Rega siempre sorprende en sus conciertos, cada uno de ellos una verdadera pieza única y original en la que lo único previsible es la dedicación con la que Reega y sus músicos van a volcarse en unas canciones que parecen especialmente propicias a los cambios de atmósfera: desde la aparente serenidad y transparencia a la explosión anímica y conceptual. Una buena muestra de toda esa versatilidad en vivo se pudo ver anoche.

Aún le quedaban unas cuantas horas de vuelo al programa del festival en su segunda jornada. La Sala Memphis acogía el directo de otras dos bandas tan contundentes como las que compartían cartel con ellas en la plaza del Ayuntamiento. Era el turno de volver a ver a Los Tupper, un rodado conjunto con dos décadas de carrera a sus espaldas y que hace unos meses sorprendía con un nuevo trabajo y en él toda la sabiduría acumulada en estos años para mostrar su feliz relectura del pop-rock anglosajón. En una tesitura distinta, pero no tan ajena, les sucedía en el escenario, el Kurt Baker Combo, uno de los múltiples proyectos del músico americano que da nombre a la banda y que transportaron al público al sueño intemporal de los ritmos guitarreros y convincentemente renovados. Un buen final de una fiesta que hoy continúa con nuevas sorpresas.

Más información

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos