Mestizaje lleno de reivindicación

La Dame Blanche cautivó al público. :: AURELIO FLÓREZ
La Dame Blanche cautivó al público. :: AURELIO FLÓREZ

La Dame Blanche puso voz a las desigualdades sociales en la plaza Mayor a ritmo de cumbia, dancehall, reggae y hip hop al estilo cubano

JESSICA M. PUGA

Puede que el de La Dame Blanche no fuera uno de los nombres más conocidos del cartel musical de la Semana Grande de Gijón. Pero la artista cubana Yaite Ramos -su nombre real- supo cómo llamar la atención de cuantos aguardaban su actuación en la plaza Mayor de Gijón poco antes de las nueve de la noche. Lo hizo tirando de raza y presumiendo de no tener pelos en la lengua ni para cantar ni para reivindicar.

La artista regaló dos horas de música y baile. Fueron muchos los que se contagiaron de su espíritu y empezaron a mover la cadera en una plaza que no estaba llena, pero lo parecía ante semejante frenesí. La Dame Blanche interpretó letras con fuerte carga social, cantándole a la situación de la mujer, de las minorías y de los más desfavorecidos. Lo hacía en muchas ocasiones hablando en primera persona y sin perder la sonrisa y la fuerza. El público se animaba al tiempo que descubría quién era la encargada de amenizar la noche. «¡Qué bueno!», comentaban entre sí, al tiempo que se apuntaban el nombre de la intérprete para no volver a perderle la pista.

La artista salió al escenario con toda la intención de dejar huella. Y lo hizo. Con unas mallas negras, una camisa roja y un pañuelo atado a la cabeza al más puro estilo cubano. No lo hizo sola. En todo momento estuvo acompañada por un dj que hacía coros y un batería. No hacía falta más. Solo por completar, La Dame demostraba en la práctica su formación de flauta. Se entregaron a la cumbia, tirando del folclore proveniente de América Latina; al hip hop, no en vano la artista lleva bebiendo de la cultura urbana parisina los últimos años, y al dancehall y el reggae, estilos ambos populares en Jamaica.

La Dame Blanche, hija del director de la orquesta Buena Vista Social Club, Jesús 'Aguaje' Ramos, canta y lo hace para algo: «Me pasaba la vida sufriendo hasta que un día mi mamá me dijo que lo dejara correr, y eso empecé a hacer», compartió antes de que empezara a sonar la música. La artista también aconsejó estudiar, a pesar de que a ella se le diese mal».

En definitiva, su concierto sirvió de manual de instrucciones para afrontar la vida de una forma optimista. Los presentes tomaron buena nota, disfrutaron del mestizaje musical y se animaron a subir al escenario. Para las últimas canciones, la intérprete pidió a una quincena de mujeres que la acompañaran sobre el escenario. Ahora, muchos más conocen quién es La Dame Blanche y por qué cuenta con un Babel Med Music, entre otras distinciones. Y ya no se la volverán a perder.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos