La música asturiana, contra la censura

Foto de familia de los ganadores de los Premios Amas./PABLO LORENZANA
Foto de familia de los ganadores de los Premios Amas. / PABLO LORENZANA

Un Teatro Filarmónica hasta la bandera acogió la ceremonia de entrega de los Amas

Azahara Villacorta
AZAHARA VILLACORTAGijón

Tres décadas de pasión por el jazz le valieron ayer a Isaac Turienzo (Gijón, 1961) el Premio Amas de Honor, que se llevó a casa arropado por una ovación cerrada de un centenar de colegas en la gala de entrega de los galardones que reconocen lo más destacado de la música asturiana, celebrada anoche en un ovetense Teatro Filarmónica hasta la bandera. Un galardón que, en esta decimotercera edición de los Amas, compartió con la Asociación Músico Cultural Bocanegra, con sede en Valles de San Román, donde han organizado 240 conciertos con denominación de origen en la última década. Todo un oasis piloñés en malos tiempos para la música en directo, casi nada. Y si Turienzo y la gente de Bocanegra reunían méritos más que contrastados para alzarse con el galardón honorífico, no demasiado fácil lo tenían los 88 aspirantes en liza que esperaban salir de la gala presentada por Arantxa Nieto y Luis Serrano con un Amas bajo el brazo, pero 107.000 votos online inclinaron finalmente las balanzas. Si nos ceñimos a los mejores discos, podría decirse que los triunfadores de la noche fueron 'Tívoli', firmado por Traveling Zoo (disco otras escenas), 'Cerquina', con el sonido inconfundible de Felpeyu (disco folk) y 'Donde el silencio se rompió' (disco rock), con el sello metalero que traspasa fronteras de los veteranos Warcry.

La gala comenzó al son de Amboaje para dar después entrada a los presentadores, que lo primero que hicieron fue tener un recuerdo para David Serna, presentador habitual de los Amas, que, convaleciente, anoche se perdió la entrega. El público soberano decidió que pasasen también al olimpo de los 22 elegidos Felipe Dorado (en la categoría de DJ), con quien empezó el turno de reivindicaciones en una gala que acabó siendo un canto contra la censura. «Si se encarcela la libertad de expresión se da rienda suelta al silencio», dijeron. También recibieron premio Tête de la Course (producción electrónica) y Marcos Álvarez y Lecter Bukosky por 'A lo salvaje' (portada y diseño). «No se puede permitir que todos seamos censores. Un artista no puede ser nunca censurada», dijo Bukosky.

El galardón a la mejor voz fue a parar a Ani Fojaco, el de letrista a Alberto García -que hoy saca disco a la venta, defendió el uso de la llingua asturiana y fue precedido por la actuación de Mala Reputación-, el de música para cine a Xera, por 'Matorrales', el de mejor videoclip a Pablo Campillo por 'Mateo 26:48' y el de producción a Rubén Álvarez. Y como no hay buenos temas sin mejores instrumentistas, Sam Rodríguez se llevó el gato al agua al frente de los teclados y, junto a él, Luis Melero (bajo), Eva Tejedor (otros instrumentos), Andrés Álvarez (guitarra) y Nano d'Angelo (batería). Melero reivindicó la música en directo: «Necesitamos sitios donde tocar. Si poco a poco nos van vetando, silenciarán nuestra cultura», advirtió.

René de Coupaud

Rubén Álvarez, que recogió el premio a la mejor producción, tuvo un recuerdo para el músico René de Coupaud, fallecido recientemente, gesto que fue seguido por una ovación de todo el teatro. Después llegó el galardón al grupo revelación, que recayó en Söax, y el que reconocía al directo más potente fue para los chicos de Desakato, mientras que La Banda Gaites de Villaviciosa demostró que manda en lo suyo, que es lo nuestro. Antes sonaron Ros Gala y Alfredo Morán Quartet a ritmo de Jazz. Como mejor tema folk resultó escogido 'Cómplices', de Marisa Valle Roso, la mejor canción en la categoría otras escenas fue 'Abrázame', de Amaia Valle, y la mejor en rock, 'Mi vida entre las hormigas', de los incombustibles Ilegales. «AproveLarga vida a la música astur.

Chus Pedro, que entregó el premio a Felpeyu, fue otro de los que recordó que «fai 37 años -en alusión al 23-F- secuestraron a los representantes del pueblo español. Espero que nunca secuestren la música, porque quien diz música diz libertá».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos