David Bustamante: «Hemos maleducado a una generación que cree que la música es gratis»

David Bustamante está en plena gira.</p><p>ALBERTO FERRERAS/
David Bustamante está en plena gira.</p><p>ALBERTO FERRERAS

David Bustamante participa el día 13 de agosto en el Festival Luanco al Mar en la que será una cita muy especial con una tierra que adora: «Asturias es una joya»

MIGUEL ROJO

David Bustamante (San Vicente de la Barquera, 1982) está en el ojo del huracán mediático, siempre pendiente de su vida privada. Él no dice ni palabra. Solo la música entra en la conversación en medio de una gira que ayer le llevó a Torrelavega; mañana, a Roses (Girona) y dentro de nada le traerá a Asturias. El domingo 13 de agosto, en el Luanco al Mar (que se celebra del 11 al 14, en el complejo deportivo Balbín) hará sonar su música en uno de los platos fuertes de un festival ecléctico que reúne en su cartel al cántabro con Loquillo, La Frontera, Burning o Carlos Jean.

-En 'Lo pide el alma' se observa un cambio en su estilo, algo mucho más urbano. ¿Es una nueva línea que quiere seguir?

-Por supuesto, lógicamente he seguido una línea de canciones optimistas, como 'A partir de hoy' y 'Feliz', me gusta esa idea. La gente las demanda y quería vestirlas de esta manera, con un sonido actual. El disco siguiente irá por ahí, quiero hacer un álbum más actual, con canciones inéditas, donde haya tempos medios y baladas.

-La influencia de los ritmos latinos y del rap es cada vez más visible en la canción melódica española.

-Creo que es un fenómeno a nivel mundial. Todo vuelve. Cuando empecé en 2001 mi carrera, fui uno de los primeros que traje el reguetón con 'Devuélveme la vida', que fue número 1 en 17 países. En la moda, los peinados, todo vuelve, todo esta inventado, aunque siempre se puede adaptar y darle un toque especial.

-¿Qué le parece el éxito de ventas de Luis Fonsi?

-Me alegro mucho por él, es un amigo, un gran profesional, tiene mucho talento y me gusta que le vaya bien a la gente que tiene talento.

-¿Qué música escucha?

-Hay días que hip hop, días que rap, otros escucho ópera, otros pop. Soy un amante de la música en general y siempre he estado en contra de las etiquetas.

-¿Algún intérprete que sea hoy su referencia?

-Tengo muchos, pero ahora mismo no hay ninguno de cabecera, no como cuando era adolescente.

-Viene a actuar en Luanco.

-Será especial. Luanco lo conozco muy bien. Tengo una casa muy cerca, en Candás, amigos, familia, siempre es especial.

-Como dice, conoce bien Asturias. ¿Qué destaca de esta tierra?

-Asturias es un paraíso. Es una joya absolutamente todo: paisaje, gastronomía, clima, playas... Es hermana de Cantabria, son muy parecidas. Quien va a Asturias tiene que volver.

-¿Cuál es el papel que ha de jugar la música?

-Es el lenguaje universal. Es algo mágico, que sirve para salvarte, para disfrutar. Sin la música, no concibo la vida. Tengo la suerte de trabajar en lo que me gusta, que es parte de mi personalidad, mi forma de vivir, de desahogarme, de celebrar, lo es todo.

-¿Cuántas horas de ensayo, de trabajo, requiere un cantante profesional?

-Depende lo que quieras hacer, cuanto más te prepares físicamente y técnicamente será mejor. Cada cantante es un mundo.

-¿Cómo se cuida usted la voz?

-Suelo correr para tener potencia, para sostener las notas mayor tiempo, bebo mucho agua, en los días de concierto procuro hablar poco...

-¿El gimnasio es necesario?

-El gimnasio es importante para tener fondo, al final somos atletas que tenemos que estar dos horas cantando y bailando continuamente.

-¿Cómo ve la situación de la industria de la música?

-Hemos maleducado a una generación que piensa que la música es gratis. Y la gente tiene que saber que si quieres a un artista debes apoyar su carrera.

-¿Qué le parece la proliferación de 'talent shows'?

-Me encantan, dan oportunidad a gente que tiene talento y no es hijo o conocido de nadie, como ocurría en mi caso.

-¿Cómo fue el reencuentro de la primera generación OT?

-Maravilloso a nivel personal, pero estoy disgustado con el tratamiento de los medios, que primaran cosas ridículas y no que 16 artistas sumaran, aparcaran sus egos, se atrevieran a cantar para miles de personas en un concierto. Pero ya sabemos cómo es la prensa en este país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos