«La música es energía y sentimiento»

El profesor Jean Saulner elige a tres talentosas jóvenes para darles una clase magistral

LAURA SAIZ

Concertista, músico de cámara y profesor, el francocanadiense Jean Saulner ha probado todos los escenarios posibles para un pianista profesional. Tiene un amplio repertorio y un contundente bagaje en el mundo de la enseñanza, que continúa incluso durante los veranos en los que se dedica a impartir alguna 'masterclass', como la que se vivió ayer en la Laboral. Sus alumnos dicen de él que es «genial con las técnicas físicas» y, todo ello, ayuda a que su fama y reputación mundial este constantemente 'in crescendo'. Tres «afortunadas» jóvenes pianistas, como ellas mismas se describen, tuvieron la ocasión de interpretar para Saulner -y el resto de sus compañeros- una pieza en la que trabajan durante las clases individuales. Fue él quién escogió, de entre todos los alumnos, a Mariel Mayz, Jinhua Li y Weiyan Li.

La primera, Mariel, es una veterana en el certamen, lleva ya varias ediciones tratando de mejorar sus habilidades con distintos profesores. Saulner y ella no eran extraños, habían coincidido anteriormente y él afirmó que tras todo ese tiempo juntos, «¿por qué no profundizar un poco más?». Ella, encantada y con una sonrisa de oreja a oreja, admite que «me ha enseñado mucho sobre el carácter de la pieza que ensayamos, y sobre todo nos explica cómo sacar las emociones de ella para poder interpretarla lo mejor posible». Las correcciones fueron «tajantes» admite el profesor que en una masterclass «es diferente, intento corregir errores generales, para que los otros alumnos puedan aplicarlo a sus piezas, pero también soy duro e insistente en los pequeños fallos». Pero si bien es duro, también es bromista. Durante la 'masterclass' trató de relajar el ambiente y evitar que todo pareciera rígido y aburrido, se sentó sobre las teclas del piano y, entre las risas de los alumnos, explicó: «Así acaba de sonar esa parte, no se distinguía nada». Y es que, para Jean Saulner, escuchar las composiciones de Beethoven, Schumann o Brahms no es ningún reto. «Ya me las sé, estoy muy acostumbrado a ellas». Pero para una joven pianista como la china Jinhua Li, es toda una aventura. «Es increíble». Decidió interpretar 'Kreisleriana, Op.16' de Schumann durante su recital, «una pieza enorme que no pudimos terminar durante la clase», admite. Además, para ella, «Saulner es la combinación perfecta de muchos otros profesores que he tenido». En esta pieza fueron claves los movimientos de los dedos, la tensión, la soltura, los cambios de ritmo, en definitiva lo que para muchos de sus alumnos es «un referente de este profesor, la preparación física y sensorial». La última en enfrentarse al piano fue Weiyan Li, que aún se encontraba agotada y nerviosa tras la función, aseguro que «ha sido impresionante ver cómo proyecta y nos hace imaginar los colores que tiene cada nota» -(risas)-, «él emana mucha naturalidad musical, tocar junto a él es abrumador».

Jean Saulner describe la música como «energía y sentimiento». Esos son para él los pilares básicos para poder tocar, no solo horas de entrenamiento. Toda una influencia para sus alumnos, admite no poder decidirse por ninguna de las suyas y, confiesa, que «elegir uno sería alta traición». Pero algo si está claro, maestro y alumnas solo se seinten realizados una vez que la música brota del piano.

Fotos

Vídeos