La música llora al maestro Jesús López Cobos

Luis López Cobos, en 2001, durante un concierto. /  AP
Luis López Cobos, en 2001, durante un concierto. / AP

El Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1981 y director honorífico del coro de la Fundación, falleció en Berlín a los 78 años

Á. SOTO / M. ROJO GIJÓN.

El director de orquesta Jesús López Cobos falleció ayer en Berlín a los 78 años a consecuencia de un cáncer. Sus restos serán trasladados a Toro (Zamora), su ciudad natal, donde recibirán sepultura por expreso deseo del fallecido. Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1981 -fue él quien inauguró el honorable palmarés-, era uno de los directores de orquesta españoles más importantes y deja profunda huella en Asturias. Formaba, junto con Ataúlfo Argenta y Rafael Frühbeck de Burgos, la santísima trinidad de la dirección en España. Nacido en 1940, tras acabar sus estudios de Filosofía en Madrid se trasladó a Austria para diplomarse en el Conservatorio de Viena, en el área de Composición. Tuvo como maestros, entre otros, a Hans Swarowsky, Franco Ferrara y Peter Maag, del que fue ayudante en Venecia y quien le dio su primera oportunidad de dirigir como titular 'La Flauta Mágica', de Mozart.

Estuvo al frente de las mejores orquestas del mundo y fue director general de la Ópera de Berlín entre 1981 y 1990; director de la Orquesta Nacional de España entre 1984 y 1988; director de la Orquesta Sinfónica de Cincinnati entre 1986 y 2000 y director principal de la Orquesta de Cámara de Lausana entre 1990 y 2000. Además, desde 2003 hasta 2010 fue director musical del Teatro Real de Madrid, una institución que lamentó ayer «profundamente» la muerte del músico. Su salida del Real fue polémica. La llegada a la dirección artística del belga Gérard Mortier en 2010 arrinconó a López Cobos, que demandó a la gerencia del teatro y a Mortier, que afirmó en un periódico austriaco que el músico español «apenas trabajaba con la orquesta». La demanda fue desestimada por un juezgado madrileño, aunque después la recurrió.

También fue hasta su fallecimiento director principal invitado de la Sinfónica de Galicia y director emérito de la Sinfónica de Castilla y León, además de director honorífico junto con Krzystof Penderecki del Coro de la Fundación Princesa, al que dirigió junto al Orfeón Donostiarra y la OSPA en 2005, en el concierto de clausura de los Premios, un recordado 'Requiem' de Verdi. Tambien dirigió en 1984 a la London Philharmonic Orchestra con el proyecto de Joaquín Pixán 'Madre Asturias', una obra sinfónica con arreglos de Antón García Abril y letras de León Delestal, que fue grabada en los estudios de Abbey Road. Su último proyecto, que abandonó por motivos de salud en enero y ya no pudo concluir, fue un 'Fausto' que preparaba para su estreno en Ginebra. Uno de sus últimos grandes hitos fue dirigir, el 21 de junio de 2013, las nueve sinfonías de Beethoven con cuatro orquestas distintas en el Auditorio Nacional de Música en Madrid.

Dirigió la música de la boda de los ahora Reyes de España en La Almudena

En su abundante discografía destacan obras de Georges Bizet, Manuel de Falla, Maurice Ravel y Gustav Mahler y con las mejores orquestas internacionales participó en festivales como los de Edimburgo, Salzburgo, Berlín, Praga, Lucerna, Montreux, Tanglewood, Ravinia o Hollywood Bowl. Llevó a los escenarios a Verdi, Puccini, Wagner, Offenbach o Meyerbeer. Desde el Premio Príncipe, su relación con la Casa Real fue duradera y fructífera, y fue él quien dirigió a la Orquesta Sinfónica de RTVE y el Coro Nacional en la boda del entonces Príncipe Felipe con Letizia Ortiz el 22 de mayo de 2004 en la catedral de La Almudena, en Madrid. En 2001 recibió la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes.

En el extranjero, fue reconocido con la Cruz del Mérito, Primera Clase, de la República Federal de Alemania, el Gobierno francés lo nombro Oficial de la Orden de las Letras y las Artes y fue distinguido doctor honoris causa por la Universidad de Cincinnati. El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, fue uno de los primeros en expresar sus condolencias: «España pierde a uno de los grandes del mundo de la música, una figura destacadísima en el panorama de la música sinfónica y de la ópera», dijo el ministro; «y precisamente hoy», añadió, «le recuerdo en la proeza que realizó en el Auditorio Nacional al dirigir las nueve sinfonías de Beethoven en un solo día. Un esfuerzo físico y mental que todos los amantes de la música le agradecimos».

Por su parte, la Deutsche Oper berlinesa, que López Cobos condujo durante nueve temporadas, lamentó la muerte del «destacado artista» y «muy estimado colega». La entidad resaltó la «nobleza y soberanía, versatilidad e imperturbable seriedad en el trabajo artístico» del músico, y destacó, entre sus hitos, la nueva producción del 'Anillo del Nibelungo', de Wagner. Las nueve temporadas del músico español al frente de la Deutsche Opera se convirtieron en uno de los períodos «más brillantes» de la casa, en la que dirigió numerosas producciones que «reflejan de manera admirable la amplitud de su interés musical», subrayó la entidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos