Música para los oídos durante doce horas

Charlotte Tang interpretando una pieza de Mozart durante el maratón de piano.
Charlotte Tang interpretando una pieza de Mozart durante el maratón de piano. / DANIEL MORA/ CITOULA

El maratón del Festival Internacional de Piano congrega a cientos de personas en Begoña | Los alumnos que participan este año en el encuentro fueron los encargados de amenizar el día y abrir la veda de las actuaciones

LAURA SAIZ GIJÓN.

A nadie le importa trabajar de sol a sol si lo que hace le apasiona. Estos jóvenes artistas lo saben bien. Llevan años preparándose y formándose para conseguir ser grandes músicos profesionales y alcanzar cierta relevancia. Sin embargo, nada es gratis, excepto el maratón de doce horas que se vivió ayer en el paseo de Begoña.

Cincuenta alumnos, pertenecientes a los cursos musicales que se imparten con motivo del Festival Internacional en la Universidad Laboral, fueron los encargados de interpretar distintas piezas en las que entregaron su tiempo, su talento y su alma desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche.

Una talentosa participante en estas 'masterclass' es Uyen Nguyen, una joven vietnamita de quince años que lleva ya más de media vida practicando, desde que sus padres la introdujeron en clases para aprender el complejo arte del piano. Pero el hábito hace al monje y cada vez que toca o practica, asegura, «me gusta más y quiero llegar a ser pianista profesional». Actualmente estudia la carrera en una universidad de Pensilvania (Estados Unidos), donde recibe clases de Amy Gustafson, también directora de este festival. Nos ha confesado que viene «para exponerme al trabajo de otros profesores que me ayuden a mejorar y aprender».

El siguiente en la lista es Lior David, recien llegado desde Massachusetts al continente Europeo por primera vez, este estadounidense de 20 años de edad lleva a sus espaldas 13 largas primaveras de ensayos, clases y pasión por el piano. Cuando era pequeño, sus padres querían que aprendiese a tocar algún instrumento y finalmente se decidieron por las teclas. Él «ya conocía la reputación de muchos de los profesores» y le pareció «interesante y divertido poder asistir a las 'masterclass'».

Desde China viene Yiying Niu, de 21 años de edad, que conoció los cursos «por un amigo que ya había estado» y a la que le parece que « todo está siendo genial». Aunque admite entre risas que se sigue «poniendo nerviosa cuando toca» y que aún tiene que mejorar. La exigencia y la perfección parecen ser dos pilares fundamentales. Con 27 años de edad, Philbert King Yue Li, acaba de interpretar para el público la 'Sonata número ocho' de Prokofiev para piano y, aún con la adrenalina en el cuerpo y casi sin aliento, nos informa sobre su carrera como pianista. Lleva ya 20 años sentado frente al gran italiano, pero al igual que su compatriota confiesa que los «nervios son inevitables», aunque para él «tocar en la calle es diferente». Ya ha recibido alguna clase y le parecen «muy interesantes las técnicas que les enseñan». Tiene un objetivo, una meta personal: «Quiero compartir la música y lo que hago con el resto del mundo». Así que de momento, misión cumplida. Si alguien no ha podido asistir al maratón, ofrecerán tres conciertos gratuitos, a las 19.30 horas, de jueves a sábado, en el Centro Cultural Pumarín Gijón- Sur.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos