Los músicos se rebelan contra la idea de suprimir los derechos de autor en las fiestas populares

Los músicos ya se manifestaron en la Junta General para defender las actuaciones. /  ALEX PIÑA
Los músicos ya se manifestaron en la Junta General para defender las actuaciones. / ALEX PIÑA

Censuran al consejero de Cultura por defender una medida «inadmisible» y reclaman celeridad para facilitar las actuaciones en directo y aplicar de forma correcta la Ley de Incompatibilidades

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

Los músicos asturianos están en pie de guerra contra el consejero de Cultura del Principado, Genaro Alonso, quien, cuando finalizaba el pasado año, mostró su disposición a favor de suprimir el pago de tasas de derechos de autor para las fiestas populares. Tras un encuentro con la Plataforma contra los Recortes y en Defensa de los Servicios Públicos, Alonso se mostró dispuesto a llevar a la Junta General del Principado el debate sobre la tasa que la Sociedad General de Autores (SGAE) aplica a asociaciones de vecinos y comisiones de festejos por la música que se interpreta o pincha en sus fiestas. El objetivo pasaría por alcanzar un acuerdo en el Parlamento regional con la intención de trasladarlo al Congreso de los Diputados, la cámara que podría introducir cambios en la ley de espectáculos y, por tanto, suprimir esa tasa.

Pero simplemente ese apoyo verbal a esta iniciativa ha hecho ponerse a trabajar a los músicos asturianos, que han hecho público un comunicado de rechazo. Consideran que «el derecho de autor» es el «salario que cobran los autores de las canciones» y que es la obligación de cualquier organizador de un evento abonarlo. Añaden que las fiestas populares cuentan ya con una tarifa bonificada y dicen no entender cómo Cultura no vela, como es su deber, por defender los derechos de creadores y artistas. «Es inadmisible que el organismo público que representa a los creadores pueda plantearse la supresión de sus derechos en determinados eventos», apunta un manifiesto que firman nombres tan conocidos de la música asturiana como Chus Pedro, José Ángel Hevia, Jorge Martínez, Toli Morilla, Pablo Moro, Ramón Prada, Pipo Prendes o Paula Rojo, entre otros. «Los músicos asturianos exigimos a nuestra Consejería (...) que ejerza su responsabilidad como valedora de este sector y de nuestro patrimonio musical y rechace cualquier propuesta que atente contra el salario de los trabajadores de la cultura», concluyen.

Lamentan los músicos que la Consejería aborde este asunto mientras desatiende otros fundamentales para el gremio. «Urge la reformulación de la Ley de Espectáculos Públicos, reinvindicación largamente solicitada por este colectivo y que trata de conseguir que los músicos asturianos podamos tocar en bares debidamente acondicionados e insonorizados, con independencia de su naturaleza».

Además, está también pendiente de resolución una reformulación de la Ley de Incompatibilidades, que impide a los docentes y concertistas de entidades públicas, como conservatorios, realizar proyectos artísticos particulares. «La aplicación inflexible y restrictiva de esta ley en Asturias no tiene parangón en el resto de España y no solo coarta las libertades de los profesionales de la música en esta comunidad, sino que empobrece el panorama musical asturiano al prohibir a algunos de sus talentos desarrollarse artísticamente y ofrecer a la ciudadanía nuevas propuestas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos