Rubén Blades se despide de la salsa con una gira por España

A. S. MADRID.

«La vida te da sorpresas», dice Rubén Blades, y al fondo parece que asoma su Pedro Navaja, herido de muerte con un disparo en el estómago. La vida de Rubén Blades (Ciudad de Panamá, 1948) es una sorpresa en sí misma, tan rica, tan variada, tan plena. Músico, abogado, político, pintor, paleontólogo en ciernes, cineasta, el artista panameño aterriza en España con 'Caminando, adiós y gracias', la gira que, según anuncia, es un punto y final respecto a este género. «Quien quiera escuchar estas canciones por última vez en directo tiene que pasarse por los conciertos», avisa.

El primero llega este mismo sábado, en el Festival de Jazz de Vitoria/Gasteiz, y después cantará en Madrid (17 de julio), Barcelona (19), Tenerife (21) y Las Palmas (22). Pero Blades, que ha ganado catorce premios Grammy, no se retira de la música, ni mucho menos de la vida. «Simplemente, llega un momento en que no se da cuenta de que tiene más pasado que futuro y es entonces cuando hay que asumir lo que nos queda y ordenar el tiempo porque cada año se eliminan posibilidades», explica.

Fotos

Vídeos