«En estos tiempos parece que el descanso no puede existir»

Álvaro Fuentes, Haritz Garde, Pablo Benegas, Leire Martínez y Xabier San Martín son La oreja de Van Gogh. :: JUAN PEREZ-FAJARDO
Álvaro Fuentes, Haritz Garde, Pablo Benegas, Leire Martínez y Xabier San Martín son La oreja de Van Gogh. :: JUAN PEREZ-FAJARDO

La oreja de Van Gogh vuelve a la carretera con nuevo disco. Mañana presenta en Poniente 'El planeta imaginario'

J. M. PUGA

Una carrera de veinte años avala a La oreja de Van Gogh, que mañana presenta en Gijón 'El planeta imaginario'. Su guitarrista, Pablo Benegas, habla del pasado y el presente.

-Cinco años sin publicar disco en una época en la que todo va tan deprisa llaman la atención. ¿Es por ir despacito y con buena letra o por dejar más tiempo a las giras?

-Las canciones son nuestro mayor tesoro y las queremos cuidar al máximo, enfocándolas con perspectiva. No nos guiamos por ritmos de mercado o de industria: cuando sentimos que tenemos el disco preparado, lo sacamos; Sony siempre nos ha dejado esa independencia. Es algo que nos parece hasta más valiente, pues vivimos unos tiempos en que parece que el descanso no puede existir. Todo lo que hacemos cobra sentido cuando vemos al público emocionarse y cantar nuestros temas y eso lo da el directo.

-Están dando más peso a América Latina, ¿por qué?

-Siempre ha sido importantísima, pero solo íbamos en los huecos que nos dejaba la gira española. Ahora lo hemos hecho al revés porque hemos sentido que tenía que ser así. La posibilidad nos la dio grabar 'Primera fila' en directo en México.

-¿Cuál fue el proceso de gestación del nuevo disco?

-Lo cierto es que cada vez nos cuesta más escribir canciones y somos nosotros los responsables en gran parte, pues las desechamos por el alto nivel de exigencia que nos ponemos. Este nuevo trabajo tiene otra profundidad y ofrece otras lecturas y se debe a las nuevas perspectivas que confiere la experiencia. Por ejemplo, con 20 años escribíamos al amor, y ahora, con 40, como tienes más vivencias, tratas diferentes amores: miras atrás, al de tus padres, y hasta analizas de forma más compleja el de pareja.

-Siempre han apostado por probar diferentes estilos. Tal y como está el mercado, ¿su influencia latina es mayor?

-Es una corriente que está ahí y tenemos muy poco prejuicios. Tenemos claro que lo que manda es la melodía y que a partir de esta damos forma a la canción. De hecho, en el nuevo trabajo hay una con influencia latina que habla sobre migración, sobre los españoles que están trabajando en América.

-¿Cómo se han adaptado a los nuevos tiempos?

-Vivimos el apogeo de la industria musical, la etapa del despilfarro y vimos cómo salieron cosas que hicieron mucho daño, como los discos que solo tenían una canción que valiese la pena... Pero, ojo, que el talento nunca desapareció, hubo que buscar el modelo de nogocio más conveniente, que parece ser el 'streaming' y Spotify. Creo que la industria debería responder a esto...

-No parece que sea de los que creen que cualquier tiempo pasado fue mejor...

-No lo soy, parece que es tendencia humana caer en el pesimismo. Ahora la música se ha democratizado, pues antes elegían los 'bombazos' las radios y las compañías, y hay mayor desarrollo tecnológico.

Fotos

Vídeos