Tiersen evoca los paisajes del mundo en el Niemeyer

El auditorio se llenó para ver al músico francés. /  MARIETA
El auditorio se llenó para ver al músico francés. / MARIETA

El músico francés se llevó los aplausos del auditorio, abarrotado para ver al compositor que se hizo famoso con la película 'Amelie'

MANOLO ABAD AVILÉS.

Máxima expectación había en Asturias ante la visita del músico francés Yann Tiersen al Centro Niemeyer de Avilés dentro de su gira 'An evening with Yann Tiersen solo'. Compositor de múltiples bandas sonoras -entre ellas la muy conocida de la exitosa 'Amelie', de la que apenas se escucharon unos acordes y de la que casi se puede decir que reniega-, atesora además una discografía selecta donde ha contado con colaboraciones estelares como Dominique A, Neil Hannon (The Divine Comedy) o Lisa Germano. El bretón actuó anoche gracias a las votaciones de centenares de asturianos que reclamaron su presencia a través de la plataforma Shows On Demand.

Cuando pasaban seis minutos de las nueve de la noche comparecía sobre el escenario de un abarrotado Centro Niemeyer embutido en un jersey gris y saludando al público con un tímido «hola». Un escenario austero iluminado por tres tenues luces formando un triángulo alrededor del piano y una reproductora de viejas cintas de bobina acompañaban al autor frances, siempre serio, sobre las tablas.

Tras cincuenta y cinco minutos al piano desgranando una música evocadora de paisajes desérticos y en plácida calma, el multiinstrumentista tomó su violín para ofrecer una visión completamente distinta. De los sonidos de mar, patos y viento que acompañaban a su sugerente piano, a la profunda desolación que transmite a través de su violín.

A partir de ese momento, comenzó a alternar con gran dinamismo los instrumentos dotando a su concierto de una paleta más amplia, pero siempre desde un exquisito gusto. El multiinstrumentista francés, que ha transitado por un sinfín de estilos musicales, desde su formación clásica al postpunk, recurre al formato 'en solo' (en solitario en francés) y aún así es capaz de crear un clima muy especial, embriagador, con un encanto que trasciende todo tipo de fronteras musicales.

Unos austeros «gracias» tras cada pieza arrancaban grandes aplausos. Yann Tiersen es de esos músicos únicos cuyo trabajo sugiere más allá de toda frontera estilística. Tras una hora y cuarto de actuación, el galo se retiró por apenas unos segundos en medio de una atronadora ovación con la que se solicitaba un bis, que fue atendido por el singular músico.

Y así, con su timidez por bandera y tras una larga ovación por parte del público, Yann Tiersen se fue de Avilés con un nuevo llenazo anotado en su libreta. El galo es de esos músicos que dejan huella allí por donde pasan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos