El Tsunami inunda Gijón

Joey Cape en un concierto acústico en la Plaza Mayor. :: DANIEL MORA

El primer día de festival, que se extendió desde la plaza Mayor y Cimadevilla a la Laboral, deja tras de sí la ciudad anegada por conciertos y miles de visitantes

P. PARACUELLOS

Lo avisaba la organización hace unos días: 'Entradas agotadas'. El síntoma más inmediato se dejo ver ayer, el primer día de la primera edición del 'Tsunami Xixón'. Una ola gigante de música y fiesta a la que miles de personas se han subido. Los lugares más afectados por la inundación son la Plaza Mayor, el skatepark de Cimavilla y la Laboral.

Y todavía queda esta noche, con los conciertos de dos bandas veteranas en la escena del punk rock mundial. Ambas tienen raices californianas y conforman la punta de lanza de la resurrección del movimiento punk en los noventa. The Offspring y Pennywise. Una pareja de grupos que lleva sonando más de veinte años en los auriculares de incontables chavales aficionados al skate. Artistas, punketas y patinadores han crecido juntos, y aunque las nuevas generaciones sigan cogiendo el testigo, no es raro ver entre los asistentes al 'Tsunami' a los veteranos de la cultura alternativa española o incluso a los que podrían ser los padres del 'Xixón Sound'.

Sexy Zebras en concierto en la Laboral. / Daniel Mora

Como un verdadero maremoto, la gran ola ha venido precedida por aguas calmadas en la Plaza Mayor. Al mediodía, el cantautor jerezano Dani Llamas, haciendo honor a su apellido, trató de incendiar a alguno de los más de doscientos asistentes a su concierto. No con la fuerza del sonido, pues estaba él solo con su guitarra acústica, sino con la potencia de sus letras. Reinvindicativo todo el concierto y aliado con el sol haciendo un dúo pirómano.

Los tatuajes de algunos de los asistentes empiezan a sudar, las melenas teñidas de colores se comienzan a humedecer, y no queda más remedio que tratar de refrescarse con una cerveza o una sidra. El frescor de las camisas de flores de unos o de las camisetas de grupos de otros busca apoyo en la sombra de los soportales que rodean la plaza. Llamas se despide con su tema 'Ecstasy', y le deja el escenario a Joey Cape, californiano de nacimiento y cantante de Lagwagon. Cape es uno de los personajes más queridos del punk rock y sus fans en el 'Tsunami' lo demostraron coreando la inmensa mayoría de las canciones que tocó, para variar respecto a su banda madre, en formato acústico.

Punk y 'skate' van de la mano desde siempre; 'Tsunami Xixón' volvió a unirlos en Cimavilla

La actuación de Cape atrajo a unas cuantas personas más a los pies del escenario. Y se quedaron atadas a él cuando salieron, justo después, los gallegos True Mountains. Estos también cambiando radicalmente de formato, en vez del punk acústico que los caracteriza probaron con un formato eléctrico. El sudor por el calor se transformó en el del baile; lo más animado se guardó para el final. Unos diez guajes se contagiaron del espíritu punk y crearon un modesto 'pogo' en el que llovían los empujones al ritmo del bajo de Nacho Martín, la voz y la guitarra de Iván Pérez, y la batería de Flyn.

Después del concierto de True Mountains la Plaza Mayor pudo descansar, el público más maduro empezaba a pensar en los conciertos de la noche en la Laboral pero para el más joven todavía quedaba acción; en el 'skatepark' de Cimavilla.

Con vistas a la playa de Poniente, a eso de las 16.30 horas, un pequeño escenario improvisado sobre una de las plataformas de hormigón del parque sostuvo la actuación de los madrileños The Blackjaw. Un par de cientos de adolescentes, mezcla de modernos, skaters y punkis, se reunió ante el grupo de hardcore. Al mismo tiempo, un público similar cercaba la 'piscina' del 'skatepark' donde Danny León volaba sobre su tabla. León, nacido en Madrid y considerado uno de los mejores 'skaters' de España, realizó la exhibición acompañado de su amigo de Gijón, Álvaro Renco. También se animó algún amateur con quien se iban turnando. Hubo aplausos para todos. De hecho, León celebra que la escena 'skater' de Gijón está «reviviendo» y asegura que «al menos una vez al mes» viene a Gijón a patinar y a salir de fiesta.

Más noticias

Sin embargo, no llegaron a solaparse del todo el concierto y la exhibición de skate, salvo por un momento en el que León se animó a sacarse un par de saltos frente a los Blackjaw. Todos los madrileños se fueron al mismo tiempo, y los asturianos tomaron el control de la 'piscina' y del escenario. El de Misiva fue el concierto que remató la fiesta en el 'skatepark'. Punk y patines llevan generaciones andando de la mano; 'Tsunami' revive la historia.

A pesar de la actividad en las inmediaciones de Cimavilla, el plato fuerte del festival se concentra en la Laboral. Dos escenarios para los cinco conciertos que se ofrecieron ayer por la tarde-noche a los 8.000 abonados al 'Tsunami'.

El rock asturiano de Desakato y Acid Mess, encontró compañía en el underground de Toundra -con orquesta-, el power-trío Sexy Zebras y el pop punk, también de la tierrina, de Last Titans -finalistas del concurso COMA de maquetas-. Masivo, variado y trepidante es el resumen de lo visto hasta ahora en el festival.

Hoy, la cita vuelve a ser en la Laboral y el plantel de bandas promete repetir las mismas sensaciones. Además de los cabeza de cartel The Offspring y Pennywise también tocarán los Berri Txarrak con su característico rock en euskera y Talco, que trae ska desde Venecia.

Actuaciones más peculiares como la exclusivamente instrumental de los madrileños de Jardín de la Croix o la de surf rock catalán de Los Tiki Phantoms -que suelen tocar vestidos de negro y con las caras tapadas por una máscara de calavera- darán el toque de sal a la gran ola musical que anega Gijón estos dos días.

Fotos

Vídeos