La última ballena que vieron los playos

Vanessa Vez, con la Banda de Gaites Villa de Xixón al fondo, ayer durante la presentación de 'Spirum' en el Jovellanos. / FOTOS: JORGE PETEIRO
Vanessa Vez, con la Banda de Gaites Villa de Xixón al fondo, ayer durante la presentación de 'Spirum' en el Jovellanos. / FOTOS: JORGE PETEIRO

La Banda de Gaites Villa de Xixón presentó en un Jovellanos abarrotado 'Spirum' | Más de medio centenar de intérpretes como Hevia y Marisa Valle Roso participaron en el estreno del nuevo disco

PABLO A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

A mediados de octubre de 1895 un barco arrastraba hasta la desembocadura del Piles una ballena de 22 metros que causaría un gran impacto entre los gijoneses. La memoria de ese último cetáceo arribado a la costa playa perduraría en la frase popular: «Vete a ver la ballena» (algo así como «vete a paseo»). Y a ver y sobre todo a escuchar la ballena, siguiendo el posible viaje que pudo recorrer por el Atlántico hasta llegar a la bahía de San Lorenzo, invitó ayer la Banda de Gaites Villa de Xixón en la presentación de su disco 'Spirum' en un Teatro Jovellanos abarrotado.

Los sonidos atlánticos de una y otra orilla se fundieron en un espectáculo basado en la historia de la ballena y en el que la banda, dirigida por José Luis García Díaz, interpretó los temas de su reciente álbum rodeada de buenos amigos: los gaiteros Hevia y Cristian Silva, las voces de Marina Valle Roso y Vanessa Vez y el grupo Tuenda acompañaron a 'Spirum' en su singladura por los mares de tradiciones hermanadas con la asturiana.

En total, más de medio centenar de músicos, entre integrantes de la banda, pandereteres e intérpretes invitados en un periplo que fue grabado por la TPA y que comenzó bajo el cielo luminoso de Puerto Rico con 'Borikén', una pieza que une sones caribeños con una alborada asturiana de gaita. Y, por las mismas aguas del Caribe, seguirían los otros temas iniciales: por la Florida y el recuerdo a Pedro Menéndez en 'Carretera de Avilés', con guiños jazzísticos en la voz de Vanessa Vez y fiesta con rumba en 'Tulum' para enfilar luego hacia las costas de México con 'Mahia' y la memoria de los emigrantes en la gaita del gallego Cristian Silva. Después, llegó un cambio de rumbo a las nieblas de Escocia con 'Tongadale' y vuelta a América al son de las panderetas con 'Xota de Tielve', un aire que cruzó el Atlántico en la gaita llevada en la maleta de un cabraliego. Y otro aire viajero, 'El Garrotín', llegó de la mano maestra de Hevia y la banda en pleno viniéndose arriba en uno de los mejores momentos de la noche.

El fin de fiesta se iniciaría con una singular versión de 'Fuisti al Carmín de la Pola', de nuevo a cargo de Vanessa Vez. Y, de ahí, a Irlanda, antes de unir Cornualles con Asturias por el pozu María Luisa en la garganta de Marisa Valle Roso, otro de los momentos cumbre de la velada gaitera que nadie quiso perderse y que contó con un final a modo de 'fest noz' bretón con Xosé Ambás armando la danza. Y, así, llegó la propina de 'Pichón' y el desembarco en puerto. Un gran concierto de una gran banda de gaitas. De Xixón al Atlántico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos