Los nativos digitales toman los mandos

Participantes en esta edición del Premio Lab<20, en Laboral, con Karin Ohlenschläger, Carmen Moreno (Fundación Banco Sabadell) y Francisco Laviana (director de Ordenación Académica). /  ARNALDO GARCÍA
Participantes en esta edición del Premio Lab<20, en Laboral, con Karin Ohlenschläger, Carmen Moreno (Fundación Banco Sabadell) y Francisco Laviana (director de Ordenación Académica). / ARNALDO GARCÍA

Laboral Centro de Arte expone hasta el 31 de marzo los doce proyectos ganadores de la primera edición del Premio Lab<20

E. C. GIJÓN.

La pasada primavera, Aída Alonso Peral, gijonesa de 16 años, tuvo un problema con su implante coclear que le provocó serias dificultades de audición y «la respuesta de la empresa responsable de la prótesis no fue la esperada». Pero, lejos de amilanarse ante esa dificultad para comunicarse con su familia y sus amigos y entender a sus profesores, la joven creó 'Sinsentido', uno de los seis proyectos que se han alzado con un Premio Lab<20 en la primera edición de este certamen con el que Laboral -en colaboración con la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y la Fundación Banco Sabadell- quiere potenciar la creatividad de los jóvenes asturianos en el entorno digital. Seis obras realizadas por jóvenes talentos asturianos de entre 10 y 19 años que desde ayer y hasta el próximo 31 de marzo podrán disfrutarse en una muestra instalada en el Centro de Arte junto a otros seis proyectos que lograron una mención honorífica.

Aída Alonso se hizo con el galardón a través de una instalación audiovisual y sonora que pretende hacer entender lo que significa ser una persona sorda y los peligros que podría entrañar que la tecnología que le permite escuchar estuviese vinculada a una determinada situación económica. Y, así, en su instalación, a medida que la renta del visitante baja, disminuye también la claridad de lo que percibe a través de los sentidos. Una reflexión que también indaga en los límites de la privacidad. Porque, ¿qué ocurriría si esa misma empresa registrase las conversaciones que pasan a través de sus implantes?

Junto a 'Sinsentido', obtuvieron premios trabajos provenientes de centros educativos de Gijón, Oviedo, Castrillón, Mieres y Santullano (Las Regueras), audiovisuales en los que hablan del ciberacoso o la xenofobia como en el caso del corto de Emilio Braojos, cajones para crear historias fantásticas, una herramienta para aprender castellano y hasta un parking controlado por ordenador diseñado por el Colegio San Vicente de Paul. Talento a raudales que demuestra, como les dijo Karin Ohlenschläger, directora de actividades de Laboral Centro de Arte, que «el futuro está en sus manos de nativos digitales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos