«La oficialidad del asturiano no implica que vaya a ser obligatorio en las escuelas»

La Xunta pola Defensa de la Llingua e Iniciativa pol Asturiano instan al grupo socialista a «seguir la línea que marca la FSA»

MIGUEL ROJO GIJÓN.

Las asociaciones que trabajan por la conservación del asturiano, que vienen años pidiendo la oficialidad, se muestran esperanzados en el nuevo escenario que se abre en Asturias, y lamentan que haya aún quien «trate de intoxicar a la opinión pública con argumentos que no tienen sentido». Así, Carlos Pulgar, de la Xunta pola Defensa de la Llingua, recuerda que «no hay ninguna lengua cooficial en España que haya obligatoriedad de aprender, lo que recogen las comunidades con lengua propia es el derecho a poder conocerla». Así, explica, hay diferentes modelos para la promoción de la lengua «en función de las necesidades y realidades sociales de cada lugar». En el caso del euskera, por ejemplo, en País Vasco y parte de Navarra, «hay un modelo combinado. Se puede escoger una enseñanza con el euskera como lengua vehicular, otra con el castellano solo o varias combinaciones graduales de ambas vías». En Valencia, Galicia o Mallorca se usan también modelos parecidos. Es el catalán donde sí se aprobó un modelo inmersivo, en el que «todos tienen que cursar asignaturas en catalán». En todos los casos, los ciudadanos tienen no solo el derecho sino también el deber de conocer el castellano, la lengua común.

Recuerda Pulgar que la cooficialidad del asturiano «solo sería un reconocimiento jurídico, que no conlleva ninguna aplicación automática, no es ningún botón rojo». Y que cualquier aplicación práctica sobre la llingua, como su presencia en el sistema educativo, los medios públicos o en la Administración, se fijaría con la ley de normalización que la desarrollase, «que tendría que aprobarse en el Parlamento asturiano y cuyo presupuesto dependerá de quien esté en el Gobierno».

En su opinión, en Asturias podría marcarse el objetivo de que «todos los que acaben la ESO tengan un nivel mínimo de asturiano. Eso se puede hacer a través de una asignatura, de que sea vehicular en algunas asignaturas, o lo que se decida». En su formación quieren que el cambio estatutario «se haga tan pronto como sea posible para que no se vincule a cuestiones presupuestarias ni que tenga que incluirse en futuras modificaciones de la Constitución».

Desde Iniciativa pol Asturianu, Inaciu Galán cree que «este es el momento más interesanet en los últimos 20 años». Su objetivo es «crear un consenso que permita modificar el estatuto e incluir la oficialidad. Creemos que el apoyo social es muy amplio y en ese contexto, viendo que hay un consenso político, porque sumando a la FSA habrá una mayoría favorable». Con la oficialidad, dice, «se defiende la libertad de todos para expresarnos en una u otra lengua, siempre dentro del marco constitucional, que en su artículo 3.2 marca que las lenguas de cada comunidad autónoma deben ser oficiales. Los que están en contra son los que quieren enterrar una cultura milenaria, y no podemos compartir sus planteamientos».

En su opinión, el grupo parlamentario socialista «deberían atender a los mandatos que hizo la FSA que es la de poner en marcha la oficialidad a través de una reforma del estututo de autonomía». Sería «raro», dice, que no hiciese caso al mandato de su propio partido. «Esperamos que el viernes -por mañana- salga adelante el dictamen, sería lo normal». En cuanto al ritmo y la profundidad de la aplicación de la oficialiad, «debería hacerse según nuestas necesidades. Hay 7 comunidades con lengua oficial y cada una va a su ritmo.

Fotos

Vídeos