«Hay premios con un lado inquietante, es como empezar a cobrar un adelanto de la posteridad»

Gonzalo Suárez, en su casa de Madrid. / IÑAKI MARTÍNEZ
Gonzalo Suárez, en su casa de Madrid. / IÑAKI MARTÍNEZ

El artista ovetense combate el «vértigo» del tiempo trabajando en un libro y una película, y aspira a volver a rodar en Asturias El cineasta asturiano Gonzalo Suárez recibe el jueves la medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes

JOSÉ L. GONZÁLEZ GIJÓN.

A Gonzalo Suárez (Oviedo, 1934), los premios le pillan trabajando. El cineasta y escritor asturiano ha sido galardonado con la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid, un premio que llega mientras ultima un libro y trabaja en una película. «Estoy muy contento, sí. Hay premios que tienen un lado inquietante, como si uno empezara a cobrar un adelanto de la posteridad», explica con su ironía habitual, para recordar después que «se trata de un premio con una vertiente internacional. Recuerda mi faceta como escritor, que está un poco olvidada respecto al cine. Me gusta y lo recogeré».

La satisfacción por el reconocimiento no oculta el «vértigo» de recibir múltiples galardones, incluido el que en la categoría de Cultura le entregó este diario el pasado mes de febrero, un miedo para el que tiene antídoto. «Lo contrarresto tratando de no parar», explica.

Por ahora, tiene una cita el jueves en el Círculo de Bellas Artes, donde su presidente, Juan Miguel Hernández León, entregará el galardón y donde, durante esa misma jornada y la del viernes, se podrá ver una selección de sus películas.

Una pausa bien recibida que le obligará a aparcar por unas horas los proyectos que tiene entre manos. «Estoy trabajando en un libro que finalmente será de relatos. Había entregado uno largo, pero me han pedido dos más». El otro proyecto tiene mucho de lo que ha sido el carácter de este asturiano durante su carrera. Se trata de una película que lleva por título 'El sueño de Malinde' y mantiene una de las señas de identidad que han definido la trayectoria de Gonzalo Suárez: el riesgo. «Estoy haciendo una película con dibujos. Primero hicimos toda la banda sonora. Ahora estoy trabajando con Pablo Auladell, que el pasado año fue Premio Nacional de Cómic».

Este nuevo proyecto va «lento», pero ya ha dado las primeras satisfacciones. «Lo que se está haciendo está entusiasmando». También a él le entusiasma. «Todo lo que yo haga será experimental. Siempre quiero inventar el cine, aunque luego es el cine el que me inventa a mí».

A pesar de la abundancia de trabajo, a lo que no renuncia Gonzalo Suárez es a la eterna aspiración de volver a rodar en Asturias. Aunque admite que en este momento no tiene «ninguna base» para lograrlo, señala que le «encantaría. Sería un sueño. El cine tiene una ventaja sobre la literatura: en el rodaje te mueves. Quiero hacer una película donde pueda subir y bajar montañas».

Este multipremiado artista que pasó algunos de sus «mejores años» en Cataluña vive con «tristeza» los sucesos que rodean ahora a esta comunidad. Con dos de sus hijas y tres de sus nietos viviendo allí, no se puede quitar el sentimiento de «frustración. No acabo de ver la solución. Se está creando un resentimiento entre los propios catalanes y contra el resto que va a ser muy difícil de cauterizar. Tengo la esperanza de que el tiempo calme esta exacerbación que no me gusta nada. No soy nacionalista de ningún lado, más bien ciudadano del mundo».

Fotos

Vídeos