El Principado detecta más de 700 defectos en la señalización del Camino de Santiago

Gráfico

Vicente Domínguez anuncia «mejoras inminentes» en tres concejos del Occidente a cargo de los 175.000 euros de los que dispone este año para toda la ruta

PAULA CARRELO

El Camino de Santiago necesita mejoras abundantes dentro del «buen estado general» que ayer dictaminó el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, en la presentación del informe 'El camino paso a paso', en el que se buscaba conseguir un diagnóstico del estado general de la ruta. Mediante tal evaluación se han detectado un total de 773 deficiencias en la señalización, ante la falta o malas condiciones de mojones, placas y marcas viales. También doce pequeños vertederos en el entorno del Camino y 765 puntos con problemas puntuales de encharcamientos, humedades en el vial, barro o necesidades de desbroce. Otro problema sería su paso por 19 portillas y tramos con servidumbre de paso. Mejoras necesarias para los que la Consejería de Cultura dispone este año de 175.000 euros, que servirán en primera instancia para realizar mejoras en tres concejos del Occidente asturiano.

En concreto, explicó ayer Domínguez, se están redactando ya proyectos de acondicionamiento y es inminente la contratación de obras en tramos como el que va de Villademoros a Querúas, en Valdés, o el que discurre entre Querúas y La Caridad. Una labor que la directora general de Patrimonio, Otilia Requejo, asegura que el Gobierno del Principado «coordinará con los distintos municipios afectados para distribuirse los gastos, ya que las rutas son de índole municipal, regional y estatal».

Asimismo, el informe sirve para obtener toda la información relativa a elementos patrimoniales próximos -hórreos, iglesias, capillas de ánimas, fuentes o casas de indianos-, equipamientos de apoyo para el peregrino, como centros de salud o estaciones de ferrocarril, e incluso características propias del camino, llegando a tenerse en cuenta si son pistas de grava, tierra, etc.

El proyecto culminará a finales de año con la publicación de todos los datos recogidos

El documento, que tiene su germen en el Libro Blanco del Camino de Santiago de 2016, es fruto según Domínguez de un trabajo «aparentemente sencillo, elaborado con poco gasto, pero muy útil». Lo será tanto para la Administración del Principado, como para los municipios -por la información tan precisa que se les brinda-, y por supuesto, para los peregrinos por los datos sobre servicios y de carácter cultural que se documentan. Como ejemplo: se han realizado más de 35.000 fotografías. El principal artífice de este trabajo es Pablo León, historiador y técnico del Servicio de Patrimonio Cultural, que cuenta con el respaldo de la Dirección General de Patrimonio Cultural y la Consejería de Cultura y Deporte. La documentación cartográfica ha sido elaborada por el geógrafo Francisco Miranda Duque. La metodología ha sido aplicada sobre el trazado que la Unesco reconoció en su momento como Patrimonio de la Humanidad, habiéndose determinado previamente qué información se quería obtener y qué elementos se iban a analizar para obtener datos concretos. Con tal fin, León ha realizado un trabajo de campo minucioso, metro a metro, a lo largo de las 25 etapas en las que se han dividido los tres itinerarios de los Caminos asturianos: Camino Primitivo, Camino Costero y Camino del Salvador.

La culminación del proyecto llegará cuando a finales de este año se publique el libro sobre la inspección completa que Pablo León está desarrollando y que, según el viceconsejero de Cultura y Deporte, será «singular y de referencia». Se trata de un estudio que «ni se había hecho en Asturias ni en ningún otro lugar», por lo que Domínguez anima a otras comunidades con Camino a que «copien» la idea.

Fotos

Vídeos