Raíces musicales de salitre y carbón

Los cantantes Chus Pedro y Pipo Prendes, en el Ca Beleño. /PABLO LORENZANA
Los cantantes Chus Pedro y Pipo Prendes, en el Ca Beleño. / PABLO LORENZANA

Chus Pedro y Pipo Prendes llevarán al Teatro Jovellanos el próximo 18 de enero su espectáculo ‘Cantares de la mina y la mar’

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA

Dos mundos musicales paralelos, el de la mina y el de la mar, se unirán en las voces de Pipo Prendes y de Chus Pedro Suárez en un concierto que tendrá lugar el próximo 18 de enero en el Teatro Jovellanos. A menos de un mes de la cita los propios protagonistas nos hablan de este mano a mano en el que el candasín y el entreguín desgranan un repertorio en el que no faltarán algunos de sus temas más populares al lado de otros que interpretarán especialmente para la ocasión.

«El mundo de la mar que ye el de Pipo extiéndese en horizontal –explica Chus Pedro– y el míu, el de la mina, en vertical: el mar mira al norte y la mina al cielo». Su compañero en esta aventura coge ‘la tira’ (la mecha) para resumir que ambos mundos confluyen en un espacio común, el del chigre; en él, mineros y marineros se reunían en torno a una botella de sidra para cantar. «En mi caso y creo que también en el de Chus, el chigre fue mi Universidad como cantante. Allí escuché las primeras tonadas y habaneras», cuenta Prendes. El deseo de ambos es convertir el escenario del Jovellanos –como hace meses hicieran en el Campoamor– en un chigre de los de toda la vida, uno de aquellos en los que se podía cantar, «no como ahora que está prohibido», apunta Chus y señala el local donde nos encontramos, el Ca Beleño de Oviedo. Y como en los chigres asturianos de siempre la fiesta estará abierta a la participación: «El público será el otro protagonista», dice Pipo y la voz de Nuberu sentencia: «Pa nosotros la música ye sobre todo comunión con la xente, ellos cantan con nosotros».

El ‘setlist’ que los dos intérpretes han preparado para su espectáculo ‘Cantares de la mina y la mar’ invita a la colaboración desde las butacas en forma de coro. Temas como ‘Dame tira’ o ‘Chalaneru’ sonarán, como no podía ser de otro modo, en la voz de Chus Pedro, y lo mismo se puede decir de los de Pipo Prendes: ‘Un paso más’, ‘Habanera vieja’ o ‘Viajera’ estarán en el recital. Entre las sorpresas del concierto está el estreno de la canción ‘Rosines’, compuesta por Prendes y que ambos entonarán a dúo. «Cuenta la historia de dos moces, una Rosa de Candás y otra Rosa de El Entrego», desvela. Será una de las varias canciones en las que ambos unirán sus voces sobre el escenario gijonés.

Una muestra de la complicidad que materializarán los dos cantantes sobre las tablas del coliseo gijonés se percibe claramente escuchándoles dialogar sobre su proyecto minero-marinero. «¿Cuánto hará que nos conocemos?», pregunta Pipo en un momento de la conversación. «La de Dios –responde Chus–, muchísimos años, yo ya casi ni me acuerdo».

Los dos artistas son amigos y respetan y admiran el trabajo del otro hasta el punto de conocer el repertorio del compañero tan bien como el propio. Jugamos con ellos a que cada uno confiese un par de cantares de su cómplice y ninguno tarda más de dos segundos en responder: ‘So vaqueiru’ y ‘Chalaneru’ son los preferidos por Prendes; Suárez tampoco duda: ‘Viajera’ y ‘Asturianos’, los suyos.

El candasín y el entreguín bromean sobre la relación que les une en términos cercanos a lo amoroso, aunque coinciden en matizar que son absolutamente fieles a sus parejas artísticas sobre el escenario: el guitarrista Fernando Pérez Vega, en el caso de Pipo Prendes, y el teclista Gabino Antuña, en el de Chus Pedro. Los cuatro estarán en el concierto de Gijón con Óscar Santos,al bajo y Julio Sánchez-Andrade a la batería. «Ye un formato acústicu, algo casi íntimo con el que buscamos tener una cercanía especial con la xente», describe el cantante de Nuberu. Pipo vuelve a retomar la idea del chigre: «Será como estar entre amigos tomando un vasu y echando unos cantarinos».

La tradición musical del país es la base de la mayor parte de estos ‘Cantares de la mina y la mar’, pero también todas las tradiciones que han confluido en las canciones populares que se cantaban en los chigres de los puertos o de las cuencas: habaneras o tangos llegados del otro lado del Atlántico o aires del sur como los que ya hizo suyos en su día El Presi, una figura por la que tanto Chus como Pipo sienten una particular devoción. «Fue un innovador y por eso lo criticaron», recuerda el primero, y su compañero lo suscribe: «Siempre hubo integristas, ahora también; por suerte la gente ye más abierta y hace propios los cantares que le emocionan».

Emoción y sobre todo ganas de pasárselo bien al son de las canciones de estos orgullosos herederos de El Presi es lo que proponen para su recital del próximo 18 de enero en Gijón, una ciudad en la que ambos mundos, el de la mina y la mar, forman parte del ADN local y del de toda Asturias, la tierra a la que han puesto banda sonora durante sus muchos años de carrera Pipo Prendes y Chus Pedro Suárez. El concierto será una buena ocasión de comprobar todo lo que les une entre sí y con su público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos