El retrato del intelectual, prohibido durante décadas, presidió el acto

La presentación del libro tenía un objetivo muy claro: recuperar la figura de Leopoldo Alas Argüelles, tantos años olvidada. Un símbolo que sirvió para remarcarlo fue la colocación de un retrato suyo presidiendo el acto, una pintura realizada por Paulino Vicente en 1974 y que se incorporó a la galería de rectores en 1976. «Hoy hemos querido que el retrato del rector Leopoldo Alas Argüelles -tantos años negado en esta institución hasta el punto de convertile en el único rector que no contaba con uno-, presidiera de alguna manera este acto», arrancó su discurso Santiago García Granda, actual rector de la Universidad de Oviedo.

García Granda explicó que, aún a pesar de haber sido incluido en la galería, se puede apreciar que lo hizo en condiciones diferentes a los de sus homólogos. «Se puede apreciar que, si bien no viste el traje académico propio de rector, sí que lleva el resto de los símbolos que reconocen a uno», indicó sobre un cuadro que significó el inicio de la reivindicación de una persona fundamental para la historia de la Universidad de Oviedo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos