Shikoku, el hermano menor del camino de Santiago

Uno de los templos de 'Shikoku Henro'. /JNTO
Uno de los templos de 'Shikoku Henro'. / JNTO

Todavía desconocido para los occidentales, la ruta ofrece hasta 1.400 kilómetros de peregrinaje en la isla principal más deshabitada de Japón

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Japón ofrece templos en cada rincón del viajante. Se debe a que el carácter aglutinador del sintoísmo y la acogida del budismo se unen para acercarse a los ritos y creencias de los nipones. No obstante, el occidental que acude a Extremo Oriente suele contemplarlos de manera desordenada, ya sea al callejear por las grandes ciudades, ya sea al encontrarse con los grandes centros de las rutas turísticas. Y eso los esconde como algo exótico desprovisto de su misticismo.

Pero hay otra vía. La isla de Shikoku, la menos extensa y poblada de las cuatro principales del archipiélago japonés, cuenta con el 'Shikoku Henro', una camino de peregrinaje que mira a su hermano mayor, el de Santiago, para convertirse en ruta de senderistas, creyentes o curiosos. Además, resulta un territorio desconocido para los occidentales, puesto que de los 150.000 peregrinos anuales registrados sólo un 10% suelen ser extranjeros.

Exposición en Santiago

El Museo Das Peregrinacións e de Santiago expone hasta el 26 de septiembre 'O camiño de Shikoku', un repaso a la historia de su hermano menor japonés y una explicación sobre su espiritualidad.

La materia prima es prometedora: aproximadamente 1.400 kilómetros de ruta en paralelo a la costa que pueden ser completados en 45 días quien esté dispuesto a caminar ocho horas diarias. No hay un sentido recomendado, así que es a la elección del peregrino. Como extra surgen una veintena de los templos 'especiales', ya que sus sellos no son obligatorios para recibir el certificado del emperador de aquellos que completan el viaje. Los necesarios son los 88 centros budistas en un camino que honra a Kukai, un monje que vivió entre el año 774 y el 835 y alcanzó la sabiduría meditando en una cueva en la playa.

Uno de los factores más atractivos del viaje (que la mayoría recorren en autobuses o automóviles actualmente) es el 'osettai', la hospitalidad que marca cada peldaño de 'Shikoku Henro'. El peregrino, especialmente si va uniformado como un 'ohenro-san', extenderá la tradicional predisposición japonesa con diferentes presentes durante el recorrido que servirán al viajante para reponer fuerzas, guardar un recuerdo o conocer a los lugareños.

Aunque los representantes del viaje reconocen que los alojamientos no están tan bien preparados como en el camino de Santiago, recuerdan otros puntos seductores. «Mi experiencia con extranjeros me dice que pueden disfrutar de muchos paisajes preciosos, de mares, montañas y campos», precisa Harunori Shishido, Secretario General de NPO Red de Peregrinaje y Hospitalidad de Shikoku Henro y profesor emérito de la Universidad de Kagawa. Se recomienda la primavera o el otoño para evitar las aversidades climáticas de un país con una gran dosis de humedad y con temperaturas extremas en verano e invierno. Eso sí, el consejo de quienes lo conocen bien es ir tan bien preparado como el que termina en la capital gallega. «Es muy largo y hay montañas. No es peligroso, pero si quiere hacer todo necesita fuerza física y mental como el de Santiago», aconseja Shishido a los peregrinos.

Información básica

Sitio de ayuda web a los peregrinos: https://wwwtb.mlit.go.jp/shikoku/88navi/spain

Cómo llegar: La isla de Shikoku dispone de cuatro aeropuertos distintos, con vuelos frecuentes desde Tokio, Osaka y Chiba. Se puede acceder desde la isla de Honsu mediante trenes conectados al Shinkansen (tren bala) a través del puente Seto-ohashi (que une las islas sobre el mar) o en autobús desde Tokio u Osaka. También hay autobuses directos desde las principales ciudades.

Alojamientos: Además de los albergues tradicionales (ryokan), hay posibilidades de pernoctar en algunos templos (shikubu) o en los escasos zenkon-yado, lugares muy baratos (o incluso gratuitos).

Coste aproximado (alojamiento, templo y alimentos): 400.000 yenes (unos 3.000 euros) para 45 días si el recorrido es a pie. 260.000 yenes (casi 2.000 euros) para 20 días si el recorrido es en bicicleta. 290.000 yenes (unos 2.200 euros) para 25 días si el viaje es en transporte público. 230.000 yenes (más de 1.700 euros) si es en coche de alquiler durante 10 días.

Fotos

Vídeos