«Los taxistas son los únicos seres libres de la ciudad»

Carlos Zanón, en Gijón, en una de sus visitas a la Semana Negra. / JOAQUÍN PAÑEDA
Carlos Zanón, en Gijón, en una de sus visitas a la Semana Negra. / JOAQUÍN PAÑEDA

El escritor barcelonés presenta el martes en el Ateneo Jovellanos y de la mano del Aula de Cultura de EL COMERCIO 'Taxi', su última novela Carlos Zanón Escritor

IGNACIO DEL VALLE

El escritor catalán Carlos Zanón (Barcelona, 1966) presenta el próximo martes, día 6 de febrero, en el Ateno Jovellanos de Gijón su última novela, 'Taxi' (Salamandra). El acto está organizado por el Aula de Cultura del diario EL COMERCIO.

-Sandino, el taxista insomne que protagoniza su novela 'Taxi', atraviesa una Barcelona que acrisola a través de la ficción, novelas, canciones, películas... No obstante, la realidad, como decía Philip K. Dick, es eso que no desaparece aunque cierres los ojos.

-Tratamos de afontar la realidad con representaciones de la realidad, sucedáneos, mitos. De ahí la colisión, la melancolía, la añoranaza.

-El taxi, esa metáfora de la movilidad sin dirección concreta, que también sirve como confesonario. ¿Cuántas veces se alza y se baja el telón del teatro en cada viaje?

-En cada viaje excepto aquellos que optas por el teatro del silencio o finges que ambos esperáis a Godot,

-El espíritu de Pijoaparte -el protagonista de 'Últimas tardes con Teresa'- recorre la noche de Barcelona como un invitado de Sandino. Se habla de la parte baja de la clase media, se describe a Llámame Nat, una pija sublimada, se describe Pedralbes-Johannesburgo... ¿Su conclusión es que nunca ha existido el ascensor social y que las clases son impermeables?

-La única manera de acceder a una clase superior es la belleza. Ni el éxito ni el dinero, recuerda a Gatsby.

-La familia, ese gran género literario, la abuela Lucía, Fina, Víctor, Josep... herencias, peleas, enredos, zaherimientos... ¿Es toda familia una carnicería, como se lee en 'Taxi'?

-Es un desgarro. Es lo que eres pero también es lo que te impide ser otra cosa. De ahí la tentación de desaparecer y empezar de nuevo, como un alienigena.

-La Velvet, Drive by Truckers, Leonard Cohen, Spector, Benjamin Biolay... Esta novela tiene banda sonora, es evidente. ¿Y si yo le preguntase qué canción define mejor Barcelona aparte de 'Cadillac Solitario', de Sabino Méndez y Loquillo, o 'Qualsevol nit por sortir el sol', de Jaume Sisa, qué me diría?

-'She's not you' de Elvis

-Tengo la impresión de que Sandino utiliza el sexo como una manera de huir de sí mismo, de no tomar las decisiones que mejorarían su vida...

-Es lo único que le acerca a lo intangible, que lo saca de su ajedrez. Él quiere que lo desborden, que se lo queden, y el sexo, su dependencia puede ser una manera.

-Me gusta mucho una frase de la novela: «Una promesa cumplida es uno de esos sitios que te hacen distinto y no una urna transparente desde la que te pueden ver los demás, noche y día...»

-Algo secreto tuyo, algo que has cumplido. Creer que hay algo que es correcto, prometerlo, hacerlo.

-De todas las referencias literarias que aparecen en su novela, John Cheever, Dennis Johnson, Bohumil Hrabal, Rafael Cadenas, Lina Meruane, Chesterton... parece que Updike le gusta sobremanera. ¿Qué tiene el autor de 'Conejo'?

-Una calidad de página impresionante y una lucidez sobre las motivaciones emocionales de los personajes, sabiduría. Además nunca juzga a sus personales. Sus deseos y frutraciones los condiciona.

-En el fondo, ¿lo que uno añora es ser joven? Creo que es una de las conversaciones que mantiene Sandino con un honorable prohombre.

-Claro, el mundo es igual de horrible y maravilloso siempre. Todo es lo mismo: solo cambias tú.

-Está con un proyecto de novela protagonizada por Pepe Carvalho, ¿no teme a la herejía? Mire que ya se ha relajado a mucha gente en la hoguera, y ya sabe que a este país siempre le han gustado las barbacoas.

-Nunca me ha importado mucho la opinión de la gente. De corazón. Me pasaron la pelota, no la pedí y quiero ganar el partido.

-Si Barcelona hubiera tenido éxito en todas las derrotas históricas que celebra, ¿podría haber tenido la misma intensidad literaria que respira?

-No lo sé, pero sería distinto. Los libros, los autores, las ciudades recrean el mito para conseguir la justicia poética. La victoria hace siglos que tiene malos orates.

-Por último, ¿podría decirnos un tópico sobre los taxistas que sea falso?

-De los taxistas, como de Elvis, cualquier cosa que se diga de ellos es cierto. Son los únicos seres libres de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos