«No hay trabajo en la música, la cosa está muy complicada»

Luis Núñez, en su estudio. / PETEIRO

Acaba de ganar el Premiu al Meyor Cantar de Asturies gracias a 'La ñeve y la esmeralda'. «Me emocioné como si tuviese 20 años», cuenta Luis Núñez Cantante, guitarrista y letrista

MIGUEL ROJO GIJÓN.

Hay veces en las que el destino es tardón, remolonea y no recompensa a uno mismo, sino a otros. En el mundo de la música, esto sucede muchas veces. Es por eso, porque lo sabe, que Luis Núñez se quedó sin palabras al saberse ganador en Avilés del Premio al Meyor Cantar de Asturies. «Me emocioné como un crío, como si tuviese 20 años», reconoce.«Estoy muy contento. El productor me había dicho que 'Xuro no tornar' iba a ser un disco de largo recorrido, y mira, ahora, con este y el Tino Casal tenemos dos premios por él. El jurado, los músicos, la crítica... todo son elogios», se felicitaba.

Durante el concurso, no las tenía todas consigo. «Me gustaban mucho las canciones de Hoboken Band y de Odón de Paganéu, así que no me esperaba que ganásemos. Me emocioné. Soy un pavo que lleva toda la vida tocando, amo la música, soy como un soñador de canciones. Debo tener unos cien temas compuestos en la SGAE. Y sin embargo, nunca tuve suerte en la vida con la música. Cuando empecé a dudar de mi capacidad como letrista tiré de otros amigos, como Susana Sela, que es una escritora de lo mejor que hay en Asturias, con un concepto muy vanguardista de la palabra, pero respetando los valores de lo tradicional. En este último disco firma ocho letras y, curiosamente, la que ha ganado es una mía. También me acompañé de unos buenos músicos: Rubén Alba (gaitas y whistle), Marcos Díaz (bajo), Armando Fernández (piano), Diego Infiesta (guitarra eléctrica) y Arturo Ávila (batería)», enumera. Juntos forman Luis Núñez y los Folganzanes.La banda nació en 2014, tocan mucho y han grabado dos discos. «Pero es muy complicado mantenerla en marcha. No hay trabajo. No da para vivir», explica este músico que paga sus facturas dando cursos de sonido e iluminación o trabajando como técnico allí donde le llaman. «Lo que mantiene viva a la banda son los temas, las canciones», resume. La que ganó, 'La ñeve y la esmeralda', fue compuesta hace mucho tiempo, en castellano. «Quería contar que las personas tenemos un lado bueno y apetitoso, pero tenemos otras partes que no gustan a los demás. Sin embargo, no se pueden separar, forman parte de la misma persona. De ahí la frase de que no se puede separar el hielo y la nieve», explicaba. Xulio Ramos la adaptó al asturiano, y a lo largo de los años, fue creciendo. Es «una versión muy irlandesa, muy 'folky', la que más del disco». Un temazo.

Fotos

Vídeos