El Comercio

Dustin, de 'Stranger Things', habla sin complejos sobre su extraña enfermedad genética

Dustin, de 'Stranger Things', habla sin complejos sobre su extraña enfermedad genética
  • El joven de 14 años padece disostosis cleidocraneal, no tiene clavícula y sigue teniendo los dientes de leche por eso cecea al hablar y ha tenido que someterse a cirugía

Displasia cleidocraneal. Es la enfermedad genética que padece Gaten Matarazzo, más conocido como Dustin por ser uno de los personajes protagonistas de la serie 'Stranger Things', la serie de Netflix que está cosechando éxitos en todo el mundo.

El muchacho, de 14 años, ha hablado sin complejos durante una entrevista en el programa británico 'The Jonathan Ross Show' sobre su enfermedad, que afecta al crecimiento de los huesos y los dientes y los que la padecen deben someterse a varias operaciones quirúrgicas. No se avergüenza de ella. Tal y como comentó al presentador, no tiene clavícula y sigue teniendo los dientes de leche, por eso cecea al hablar.

Es todo un ejemplo de naturalidad y superación. «Solo quiero darle visibilidad. Y que la gente sepa que no es algo que haya que tener miedo de enseñar», explicaba a Ross. Aunque confiesa que su caso no es de los más graves que existen, quiere concienciar de que «puede ser una condición difícil con la que lidiar». Y es que el joven actor llevaba unos cuantos años sin conseguir un papel, hasta que la suerte le sonrió con 'Stranger Things'.

«Siempre me rechazaban porque ceceo y porque soy bajito y tengo problemas dentales, no me seleccionaban para ningún papel y siempre por los mismos motivos. O porque no podían meter una discapacidad en la serie porque el guion ya estaba escrito», confesaba.

Sin embargo, los hermanos Duffer, creadores de Stranger Things, recibieron con los brazos abiertos la displasia cleidocraneal de Gaten y le añadieron al adorable personaje de Dustin la misma condición.

«Cuando lo incluyeron en la serie, empecé a recibir un montón de mensajes y de correos electrónicos de personas que padecían la misma enfermedad y que me decían que les estaba ayudando un montón a salir un poco del caparazón».