El Comercio

«Nunca me habían prestado tanta atención»

David Leo García, concursante malagueño que ha ganado el bote de 'Pasapalabra'.
David Leo García, concursante malagueño que ha ganado el bote de 'Pasapalabra'. / Telecinco
  • David Leo García, ganador de 1.866.000 euros en 'Pasapalabra', daba clases de español a extranjeros. «Me hace ilusión seguir viviendo como hasta ahora, pero holgadamente»

El móvil de David Leo García, el poeta malagueño de 27 años que el lunes completó el rosco de ‘Pasapalabra’ (Telecinco, lunes a viernes, a partir de las 20.15 horas) después de 109 programas seguidos, no para de sonar en los últimos días. Recibe felicitaciones, peticiones de entrevistas y mensajes de entidades bancarias interesadas en gestionar el mayor bote de la historia de Telecinco: 1.866.000 euros. El dinero que ganó gracias a la letra ‘r’, de ‘ranzón’ (rescate, dinero que se da para redimir a un cautivo), una palabra en desuso en el idioma castellano que solo tiene 9.000 entradas en el buscador de Google, la mayoría de ellas referidas a su hazaña. «Estoy anonadado, nunca me habían prestado tanta atención en mi vida», confiesa tartamudeante, encerrado en una nube de periodistas. Está más nervioso en la entrevista que en televisión. Él, como la palabra ‘ranzón, también es un caso atípico. Dice con orgullo que el libro que está leyendo ahora es ‘La Inmortalidad’ de Milan Kundera, que con catorce años decidió que quería ser poeta en vez de futbolista, que prefiere a Miguel Hernández y a Quevedo. A los diecisiete se convirtió en el ganador más joven del Premio de Poesía Hiperión con su libro ‘Urbi et Orbi’. Luego estudió Filología Hispánica, es un amante del buen cine, se relaja con la cocina y nunca se pierde su partida de Trivial de los jueves. Antes de ser millonario sobrevivió en Barcelona dando clases de español a estudiantes extranjeros, a los que enseñaba el idioma con los roscos de ‘Pasapalabra’.

Gracias al concurso y después de que Hacienda se cobre el 40% del premio (746.400 euros) podrá vivir más tranquilo. Aún le quedarán más de 1,1 millones. «Lo que más ilusión me hace es seguir viviendo como ahora, pero con más holgura. También quiero viajar a Japón con mi novia Laura (periodista y fotógrafa jerezana)», comenta.

David tenía rosco en su punto de mira desde 2013, fecha en la que empezó a entrenar a conciencia para participar en ‘Pasapalabra’. Aunque ya tenía experiencia en concursos televisivos como ‘Saber y Ganar’ (La 2), ‘Grand Slam’ (Cuatro) o ‘Avanti’ (Antena 3). «En este programa es fundamental el entrenamiento. Me he visto dos veces los 1.300 programas que hay en la web de Telecinco, intentando adelantarme a las respuestas de los concursantes y las que no sabía me las apuntaba. Y sobre todo no agotar tu curiosidad. ‘Ranzón’ no había salido nunca pero yo la tenía estudiada porque pensaba que podría caer, como otras tantas», explica él.

Saberes inútiles

«David es la culminación de la nueva generación de concursantes de ‘Pasapalabra’, que vienen muy preparados de casa para ganar. Fuera del plató es la calidad humana, no ha habido un programa en el que no haya animado a los rivales que derrotaba y a mí eso me parece la leche», reconoce el presentador Christian Gálvez, que le volverá a tener de concursante en los ‘Bote Máster’, una serie de programas especiales que enfrentarán a los ocho mejores de la historia de ‘Pasapalabra’. Entre ellos Paz Herrera, ganadora de un bote de 1.310.000 euros en 2014, que ayer acompañaba a David. «Si tuviera que apostar por alguien lo haría por él», decía Paz.

Al nuevo ganador aún le quedan sueños por cumplir como abrir una cafetería-librería, recitar poesía en el Festival de Medellín (Colombia) y fundar una ‘academia de los saberes inútiles’. «Que se desarrollase al margen de la Universidad, con alumnos que no buscaran solo el título, sino el conocimiento por el conocimiento», añade David, el poeta que se comió el rosco.

– ¿Y la boda con Laura?

– Pasapalabra.