Amaia, ganadora de 'Operación Triunfo': «Me siento en una película»

Amaia Romero, ganadora de 'Operación Triunfo 2017'.
Amaia Romero, ganadora de 'Operación Triunfo 2017'. / RTVE

La flamante ganadora del 'talent' musical de La 1 aún no es consciente de su éxito

MIGUEL ÁNGEL ALFONSOBarcelona

Amaia Romero (19 años, Pamplona) volvió a cruzar una vez más la pasarela del plató de ‘Operación Triunfo’ horas después de convertirse en la última ganadora del ‘talent show’ de TVE, gracias al 46% de los votos de la audiencia. Esta vez no se encontró con el enfervorecido público que la ha ido acompañando en cada una de sus actuaciones, tampoco con el veredicto del jurado ni con el presentador del programa, Roberto Leal. Su andadura como estrella de la música comenzó ayer, lejos de los algodones entre los que ha crecido estos últimos tres meses en la Academia, y allí, en el que ha sido el feudo de ‘Amaia de España’, le esperaban los flashes de medio centenar de fotógrafos y sus primeras entrevistas con la prensa. Pero ella seguía siendo la chica tímida y natural que ha conquistado al país, la misma que cuando se sube a un escenario pone «la mirada del tigre» y se transforma en un portento vocal y carismático.

–¿Es consciente del éxito?

–Todo el mundo nos dice que no tenemos ni idea de lo que hemos conseguido, así que estoy deseando que me devuelvan mi móvil para ver todo lo que ha pasado. De momento no sabemos nada.

–¿Qué es lo primero que va a hacer fuera de la Academia?

–Me siento en una película ahora mismo. Cuando vuelva a mi casa me apetece estar con mi familia, con mis amigos, abrazarles porque hace mucho tiempo que no les veo.

–Fue la favorita desde el principio.

–Podía pasar cualquier cosa, incluso durante la última gala, no se podía saber. Yo me siento muy agradecida por lo que me han arropado todos a lo largo de este concurso. Estaba a gusto en la Academia, vivía el presente. Quizá lo vi más cercano cuando veía que el jurado me nominaba como favorita, ahí me lo empezaba a plantear más. Pero todos hemos ganado, las posiciones no se recordarán en un futuro.

–¿Le gusta el apodo de ‘Amaia de España’?

–Me hace ilusión. Recuerdo que me lo empezó a llamar mi compañero Ricky, no sé qué decir. En la firma de discos que tuvimos, unos fans llevaron una foto de Letizia y Felipe VI con la cara de Alfred y mía, de momento me hace mucha gracia.

–Alfred, ¿qué significa para usted?

–No hay nada que ocultar, es algo evidente. Estamos muy a gusto con nuestra relación y no queremos ponerle etiquetas por ahora… Pregúntaselo a él.

–No es la primera vez que se enfrentaba a Mónica Naranjo como jurado, en 2012 cuando concursaba en ‘El número 1’ le dijo que mejor lo dejara y siguiera creciendo como artista.

–Me acordé cuando me presenté al ‘casting’, mis padres también me dijeron lo mismo, porque con 13 años no iba a ningún lado. Al final eso es lo que he hecho y parece que ha salido bien. Cuando me lo dijo no me enfadé, me fiaba mucho de ella y lo vi normal porque encima me lo dijo muy bien dicho. Le doy las gracias porque tenía toda la razón.

–¿Y durante todo ese tiempo?

–Dejé este mundillo aparcado unos años, pero en casa seguía cantando. No me plantee retomarlo, sino que surgió cuando vi el anuncio del ‘casting’. Entonces me acordé de lo que me había dicho Mónica.

–¿Qué tipo de cantante le gustaría ser?

–Hacer un tipo de música más íntima, algo que ya se ha visto en este programa. Aquí he descubierto que puedo atreverme con otros estilos, aunque mi zona de confort es estar yo con el piano, con canciones sencillas que llenen.

–¿No se ve llenando estadios?

–¡Claro que me veo!

–En la Academia les han enseñado a ser músicos libres, pero ahora vienen los intereses de las discográficas, ¿está preparada?

–Tampoco me quiero cerrar completamente, yo me quiero dejar aconsejar, sobre todo de mi familia, porque me fío mucho de ellos. Dependiendo de lo que me digan actuaré de una forma u otra.

–¿Y de no haberse presentado a ‘Operación Triunfo’?

–Hubiese seguido con el piano, cantando por mi cuenta. Siempre he tenido en mente dedicarme a esto, mi sueño. Así que lo hubiese intentado, seguro, entrar en este mundillo. Lo que pasa que este ‘casting’ se cruzó en mi camino, recuerdo que estaba con mis padres de visita en Bilbao y me animé a presentarme.

–Su hermano, precisamente, le metió el gusanillo de la música.

–Sí, desde pequeña me ha puesto siempre música. Todos los días de nuestra vida, excepto cuando he estado en la Academia, me sentaba en su mesa para enseñarme canciones nuevas, canciones, todo… Sé todo lo que sé gracias a él y a mi hermana. Son increíbles, les quiero a los dos muchísimo.

–¿Cómo va a llevar la fama?

–Voy a intentar acostumbrarme, no lo sé, me hace muchísima ilusión y creo que no me va a agobiar.

–Hasta los jugadores de Osasuna le grabaron un vídeo de apoyo.

–No los he podido ver aún pero me hace muchísima ilusión, encima yo de pequeña pensaba que el fútbol se llamaba Osasuna, ‘vamos a jugar a Osasuna’ decía. Es mi ciudad y la quiero mucho.

–¿Le gustaría ser la próxima Txupinera de San Fermín?

–Me lo han comentado antes, sería increíble, eso sí que nunca me lo había imaginado, lazar el txupinazo de San Fermín… Aunque no sé si me saldría bien gritar aquello de ‘¡Pamploneses, pamplonesas!’ (carcajada).

–¿Va a seguir viviendo en Pamplona?

–Quiero terminar piano en Pamplona pero luego me apetece mudarme a Barcelona, que es una ciudad que siempre me ha gustado y en la que vive mi hermano ahora.

–La siguiente cita es el 12 de mayo, en Eurovision. ¿Hay posibilidades?

–Ojalá, pero aunque quedemos últimos, el hecho de ir a Eurovision es increíble, vamos a trabajar mucho por intentar quedar lo mejor. Si se gana estupendo, pero si no, tampoco es para echarse a llorar. Para Alfred y para mí ir allí ya es ganar.

–¿Qué consejo le daría a los futuros concursantes?

–No soy muy buena dando consejos, pero les diría que no piensen mucho en el mundo exterior, es algo en lo que nos han insistido mucho nuestros profesores. A mí me ha pasado que alguna visita que ha venido de fuera me ha preguntado por cosas que yo pensaba que no había tenido repercusión fuera. Así que luego te montas la paranoia, pero no me ha pasado mucho.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos