'Chester' | La decepción que cambió la vida de Christian Gálvez

Christian Gálvez, en 'Chester'./CUATRO
Christian Gálvez, en 'Chester'. / CUATRO

El presentador de 'Pasapalabra' confesó datos curiosos sobre su trayectoria profesional

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Risto Mejide invitó este domingo, como en cada edición, a dos rostros populares. En esta ocasión, Christian Gálvez y Andrés Aberasturi se sentarán con el presentador de 'Chester' para desvelar algunos datos de su vida que seguro no son conocidos por el público.

Christian Gálvez dejará a un lado su faceta como presentador de 'Pasalabra' para demostrar que es experto mundial en Leonardo Da Vinci. «No era como pensamos. Era ilegítimo, iletrado y con posibilidades altas de ser disléxico, bipolar y con déficit de atención», explica a Risto. «¿Sabes cuál es la diferencia entre el renacimiento y hoy en día? Que hoy, de repente, te diagnostican algo y te dan pastillas y a Leonardo lo sacaban a la calle a investigar», continúa mientras hace alarde.

Noticias relacionadas

Pero también hará un repaso a su vida profesional, una vida plagada de fracasos, un detalle que cautivó a Risto Mejide. «En aquel entonces había mucha menos competencia. Mis padres me llevaron desde que tenía unos diez años a un sinfín de castings. Me esperaban horas y horas», contó. El único requisito que le pidieron sus padres fue que no descuidara sus estudios. «Era buen estudiante, pero no del todo. No era brillante, pero si era suficiente para lo que yo quería. Soy mejor estudiante ahora», aseguró.

La llamada tardó en llegar hasta que presentó 'Desesperado Club Social'. «Ahí pensé que ya lo tenía todo hecho. Este programa terminó por decisiones políticas, pero yo pensé que volverían a llamar. Pero no me llamaron», dijo. Así que se puso a trabajar en una juguetería porque a él «no se le caían los anillos». Hasta que llegó 'Caiga quien caiga'. En ese programa, le vimos hacer la mayor «macarrada» de su historia: vacilar a Keanu Reeves en la Berlinale al preguntarle por su música. «Aquí cambió mi percepción de lo que era hacer televisión. Lo que no se ve es que me cogieron los de seguridad y me echaron de la Berlinale. Me di cuenta de que no quería hacer televisión, pero no a cualquier precio. No quería reirme de nadie. A partir de ahí cambie el chip», confesó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos